What does “Occupy Boston” think the government should do when it comes to spending issues?



Introduction:
The Great Recession has revived the debate over Keynesian effect on Aggregate Demand. The debate is being tackled by three fronts: the effectiveness of fiscal policy; the number of dollars for the stimulus package; and where and how the government should spend the stimulus. However, there is a relative gap in knowing how the citizen grasps the current recession and how it affects the overall performance of the economy. As a political and policy matter, citizen expectations determine not only the required confidence for investing in the private sector but also the future political outcomes. This paper depicts the role that the government should pursue in the economic recovery from the perspective of the so-called “Occupy Boston Movement.” Moreover, also, how the government should spend to affect the business cycle. By contrasting two perspectives on federal spending –Friedman, and Keynes-, the first part of the paper is a brief review of the debate over the role of government during the economic crisis. The second section shows statistical results from forty interviews with members of Occupy Boston Movement. Finally, the third section concludes and makes policy recommendations.

Methodology:

Based upon two general theories of government spending –Friedman and Keynes- we identified 24 federal agencies, departments and commissions that perform at least one of the three main fiscal policy functions of the federal State: Allocation of resources; Redistribution of resources; and Stabilization of the Economy. Considering those 24 federal institutions, interviewees were given information about the share those institutions have in the fiscal year of 2011. We interviewed thirty-five members of the movement “Occupy Boston,” regardless age, ethnicity or birthplace. They were just asked whether or not they were camping at Dewey Square. Then, they were informed about the budget regarding percentage, contracts, and grants. Interviewees were asked: “if you would be asked to re-allocate the budget, how would you allocate the resources?” The interviews were conducted at Dewey Square in Downtown Boston Massachusetts, between October 17th and October 21st.

The format of the survey was mostly one of an interview due to the complexity of the issue. Most of the members approached by the interviewers did not know what agencies exactly do. Therefore, the interviewer should explain in detail some of the agencies’ missions. Also, explanations were due when it came to budgetary issues such as the difference between grants and contracts. Finally, budgetary information for the fiscal year of 2011 was taken from www.usaspending.gov.

Two perspectives on government spending:

Since 2008 Paul Krugman is advocating for a stimulus plan that should be at least $600 billion (New York Times Nov. 10, 2008)[1]. This 2008-Nobel-prize-awarded economist strongly supports the Keynesian perspective about the effect that fiscal policy has on the economic recovery. What it means is that the Aggregate Demand can be affected by either government spending or tax cuts. As a Keynesian, he thinks fiscal policy should be used as a tool for stabilizing the economy, which also means having a countercyclical fiscal policy. Therefore, the government must spend during economic crisis while saving during economic booms. However, as Rivlin has reminded us, doing so is not that easy, especially when it comes to policy proposals. Make policies work implies a “battle over the federal budget” (Rivlin 2002).

However, Krugman has not been along in advocating for more expending measures. Indeed, there has been a boom of academic articles that try to assess and to measure that proposition. Fernandez-Arias and Montiel (2011) have shown how most of the Latin American countries reacted the Great Recession by applying fiscal expansion. Likewise, “countercyclical spending measures were concentrated on infrastructure investments, programs to support small and medium-sized enterprises weakened by the crisis, and social safety net programs” (Fernandez-Arias, E., & Montiel, P. page. 320 2011). Researches about economies overseas have recently shown also that government may affect private consumption and also generate confidence. Wang and Gao (2011) demonstrated that considering the specific labor and commodity markets in China, “during 1981-1983 and 19998-2008, government consumption and taxes had a significant Keynesian effect on private consumption” (Wang, L., & Gao, W. Page 74. 2011).

Nonetheless, spending is not only aimed at recovery concerns, but also at the so-called social balance. Theoretically speaking, spending is intended to assuage the externalities generated by the market. Therefore, following Galbraith, “every increase in the consumption of private goods will normally mean some facilitating or protective step by the state” (Galbraith, 1958 page 189). This sort of spending stems from a perspective of social policy. Galbraith’s concept of Social Balance tries to justify public spending as a mean to ameliorate undesired economic spillovers. Somehow, if economic growth brings undesired outcomes or externalities, it means someone-somewhere is getting affected negatively by that economic growth. From those economic effects, entitlements flourish establishing a basic right to survival. Regarding Arthur Okun, “the assurance of dignity for every member of the society requires a right to a decent existence”(Okun, 1975. page 17), and it includes essential services such as healthcare, housing and the like.

The opposite face of the Keynesian perspective is the Neo-Classical approach. Moreover, it also has been present in the debate. Led by Milton Friedman, the neo-classical proposition argues that the market has the stabilization power that Keynesians look for in government spending and tax cuts. From that perspective, the Government must be limited to five functions: public safety and protection, law enforcement, democratic procedures, security and the promotion of competitive markets. “In summary, the organization of economic activity through voluntary exchange presumes that we have provided, through government, for the maintenance of law and order to prevent coercion of one individual by another, the enforcement of contracts voluntary entered into, the definition of the property rights, the interpretation and enforcement of such right, and the provision of monetary framework” (Friedman, 1962. page 27).

Furthermore, one of the most compelling arguments surrounding the failure of countercyclical fiscal policy rests on a lack of data and appropriate methods for measuring the effects of government spending on Aggregate Demand. As Parker recently concluded “we do not have a good measure of the effects of fiscal policy in a recession because the methods that we use to estimate the effects of fiscal policy” Parker, J. A. (2011). In other words, we lack historical examples of deep recessions; therefore non-linearites are hard to measure. Nonetheless, there have been studies that go even further and have bolstered the neoclassical point of view. Taylor stated that by doing an empirical examination of the three countercyclical incentives, none of them had a positive effect on consumption (Taylor, J. B. 2011).

Even though the critics point out lack of empirical information, as a political issue, spending may consider public opinion. In the last two years, the United States has seen grow two “social movement” that argue on the role the federal government must pursue. The so-called Tea Party and the so-called “Occupy Movement” apparently have their preferences on government spending and government role. “Occupy Boston” is the social manifestation we surveyed in this paper. The following section depicts the empirical data we took from the interviews.

The results:

As we mentioned above, interviewees were asked whether or not they were camping in Dewey Square. After having that confirmation, they were asked to assign a budgetary value to each of 24 agencies and departments of the federal government. Generally speaking, as it is shown in graph 1 and 2, it is not possible to conclude that the movement has a unified concept on how the federal government should allocate the Budget. Outcomes show that only a 42% thinks that the government should spend more money, while a 28% considers it should spend less. Spending more does not constitute an overwhelming majority in the Movement. A high 30% that suggested spending the same mostly meant either a lack of knowledge about the budgetary issues or reluctance to answer.

Graph #1.
Graph #2.
    
Considering the categorization of the three main fiscal policy functions of the federal State: Allocation of resources; Redistribution of resources; and Stabilization of the Economy, we found that Redistribution function of the state is what the majority is demanding. Graph #3 shows that 74% of the interviewees prefer redistribution agencies to spend. Those agencies are the Department of education; the Department of Health and Human Services; the Department of Housing and Urban Development; and the Social security administration.
Graph #3.
On the other hand, we find that Allocation Agencies and Departments are in the second position regarding spending. 46% against a 26% prefer those agencies to spend more than less. Those agencies are: Department of Agriculture, Department of Defense, Department of Energy, Department of Homeland security, Department of Justice, Department of state, Department of Interior, Department of Transportation, Department of veteran affairs, Environmental protection agency, General service administration, National Aeronautics and Space Administration, National Science Foundation, Nuclear regulatory commission, Office of personnel management, Small business administration, United States for International Development. Agencies represented in graph #4.
Graph #4
Finally, among our categorization the less popular function is stabilization. Departments which mission are related to stabilization objectives are seen and understood merely bureaucracy. Only a 20% agrees (as shown in Graph # 5) those agencies need to have an expanded budget.
Graph #5
Department of Defense vs. Education and Social security Administration:

Preferences start to clear once we contrast spending in Defense, Education, and Social Security. Graphs # 6 and #7 give an idea of what the priorities in spending are for the movement. The budget of the Department of Education is represented by the color blue, while the budget of the Department of Defense is in color red. On the other hand, when it comes to the Social Security administration Budget, the opinion of the interviewees is not very radical. One might expect the movement would like an increase regarding social security issues; however, outcomes are shown in Graph #7, not a dramatic contrast.

Graph # 6.
Graph # 7.
Environmental Protection Agency EPA vs. National Aeronautical and Space Agency NASA:

Another interesting outcome that reveals strong preferences are environmental issues. Graph # 8 shows how the movement is concerned about the environment, even over emblematic state institutions such as NASA.

Graph #8.
Conclusions:

1.       “Occupy Boston” may be characterized as a movement that prefers Spending over Austerity. It allows us to infer that considering our two perspectives on spending; they would stand on the Keynesian side. It is also clear that, following the characterization of the agencies in our three categories, the preferences are as follow: 1. Redistribution; 2. Allocation; 3. Stabilization.

2.       However, the primary concern about spending among the protesters is not only the amount of money devoted by agencies but also how those agencies are investing. Further research is needed to establish the preferences in spending by agencies. Nonetheless, it is a matter of public policy itself, and it was not a concern in this survey.

3.       It is imperative to point out that interviewees prefer contracts over grants. They infer from the budgets that contracts constitute a job-creating effort while grants are seen as waste money.

4.       A remarkable outcome that depicts the movement is those related to Education, Defense and Social Security. When it comes to education, research and science the movement show a strong preference in investing in those fields. Otherwise when it comes to Defense. Although there is still a threat regarding terrorist activities, an overwhelming majority rejected the idea of an increase in Defense issues. Finally, there is not enough evidence that the movement would like an increase in social security spending.

Bibliography:
Fernandez-Arias, E., & Montiel, P. (2011). The Great Recession, ‘Rainy Day’ Funds, and Countercyclical Fiscal Policy in Latin America. Contemporary Economic Policy, 29(3), 304-322.
Friedman, Milton. (1962). Capitalism and Freedom.
Galbraith, Kenneth. (1958). The Affluent Society. 
Krugman, Paul (2008). The New York times. November 10, 2008, Stimulus math (wonkish)http://krugman.blogs.nytimes.com/2008/11/10/stimulus-math-wonkish/
Okun, Arthur (1975). Equity and Efficiency: the big tradeoff. Brookings Institute.
Parker, J. A. (2011). On Measuring the Effects of Fiscal Policy in Recessions. Journal of Economic Literature, 49(3), 703-718. Retrieved from EBSCOhost.
Rivlin, Alice. (2002). Challenges of Modern Capitalism. Regional review.
Taylor, J. B. (2011). An Empirical Analysis of the Revival of Fiscal Activism in the 2000s. Journal of Economic Literature, 49(3), 686-702. Retrieved from EBSCOhost.
Wang, L., & Gao, W. (2011). Nonlinear Effects of Fiscal Policy on Private Consumption: Evidence from China. China and World Economy, 19(2), 60-76. Retrieved from EBSCOhost.

Public Management’s backbone: the Rule of Law.










Public Management’s backbone: the Rule of Law.


There are three aspects of the readings that probably went involuntary unnoticed by the class last night. Regarding the Rule of Law, we should also remark that: first, as long as the authors consider the so-called craft and culture within a chapter devoted to the Rule of Law, it may be relevant to identify –concisely- the source and the scope of the jurisprudential thought in the United States; Likewise, as they look briefly at an historical institutional process, perhaps we should give more attention to it; finally, There is a cogent perspective in Lynn and Hill’s argument about the relevance of how those aspects are exceptionally related to the Institutional engineering and Institutional design. The following paragraphs are intended to articulate part of my understanding of the readings that I thing were absent.

Although Lynn and Hill only describe the Rule of Law in terms of the influence it has on public management, the argument makes an important point by mentioning that “much of discretionary actions may be oriented toward community values, guided by policy preferences of superiors, influenced by interests of particular constituencies, or reflection of conscience…” (Lynn and Hill, pag 92). Certainly, most of that assertion appeals to the professionalism of the manager who must confront policy issues. Furthermore, the authors state that “although the concept of the rule of law is pervasive in public management, the necessity of managerial judgment and an active role for managers in policy-making are not thereby extinguish” (Lynn and Hill, pag 91). In that quote, “the necessity of managerial judgment” means that the manager should have had the opportunity to form a previous understanding either of public affairs and the law or the Rule of Law itself. Thus, what must be the content of that understanding or judgment? What should that idea of “active role” make reference to? My hypothesis would be the two principles of justice embossed at a very influential book entitle “Theory of Justice”. I have always thought that John Rawls’ ideas represent the social contract of modern United States: a cogent conciliation between rights (rule of law) and economic culture (capitalism). Perhaps, there is an answer for what the authors call “managerial judgment” overlapped by the meaning of the concept Rule of Law. 

The entire concept of Rule of Law brings us to a deeper debate that is twofold. First, it brings us to the question about the path that the State in this nation has followed throughout history; and second, it brings us to the definition of the institutional outcomes that govern this country. Regarding the history of the State, Lynn and Hill assure that in the nineteenth century most state level constitutions were unconcerned with the balance of power. Allegedly, power in those constitutions was “intentionally concentrated in legislature” (Lynn and Hill, pag 97). Therefore, if we look at the long term of the state institutions in US, it would be easy to find a political transition that allocates power throughout the time and institutions differently. It means that the democracy in US has shifted its nature within the three branches of the State, from being a representative democracy toward being a democracy governed by the law. In other words, it has had periods of legislature’s leadership, executive’s leadership and now US is maybe facing a Court’s leadership. The desired “check and balance” of the founding fathers may have found its final antithesis in the Rule of Law. 

Beside the overlapping and pervasive nature that the Rule of Law has on public management, there is also an especial concern regarding how Congress influences agencies’ behavior. This means building a bridge between Lynn and Hill’s argument and Wilson’s. Focusing on Congress and the Rule of Law allow us to make a point about corruption within agencies –perhaps, not American agencies. However, what Wilson points out by considering American Congress is that certain institutional arrangements may prevent pork-barrel politics. The author mentions that government increased functions, national representation prevalence over geographical representation, lobbyist in Washington and the growing participation of a non-governmental sector, have helped to reduce pork-barrel politics (Wilson, Pag.242). Wilson’s example on Social Security administration reveals the outcome of that combination of factors which led the agency to have a technical approach in adopting the appropriate measure on what it does. Measures and formulas are instances of how the influence of Congress over agencies has been displaced. Nonetheless, where was that influence displaced to? Who does influence the Congress and the Agencies now? The author (Wilson) suggests that displacement has been toward private interest represented by lobbyist in Washington. However, it does not matter the place or the source of external influences in agencies. On the subject of Rule of Law both ways erode it and both ways erode the performance of any agency.  As the definition of the Rule of Law states: Government must be accountable under the law.  

Democracia como factor de integración económica en seis países de América Latina.

Abstract:
The following paper tries to demonstrate that the democracy has been an important factor in fostering regional economic integration in Latin America. In order to show that hypothesis, the paper matches the year that several economies began commercial policy reforms and the score those countries got in the Polity IV democratic index. Regarding Ecuador, Costa Rica, México, Brazil, Bolivia and Colombia, the author concludes that at least for those countries, economic integration has been an outcome of the improvement of democratic institutions as they are defined by Polity IV.   


Introducción:
El desarrollo económico y la integración económica internacional tienen profundas implicaciones sobre los sistemas políticos. Los ejemplos más estudiados en la historia son las revoluciones burguesas. En la sociedad europea del siglo XVII y XVIII la emergencia de un grupo humano empoderado con dinero (en parte fruto del comercio internacional), independiente de la aristocracia y el establecimiento, propició la revolución francesa e inglesa: los burgueses. Instituyeron nuevos valores e interpretaciones de la política, la economía y la sociedad. Ese fenómeno ha sido estudiado ampliamente desde un punto de vista más político que económico. Por el contrario, la sociedad contemporánea, que retoma los valores impulsados en la temprana edad moderna, y que en materia económica persigue los postulados clásicos, no se ha detenido a estudiar lo suficiente las consecuencias sociopolíticas de la integración económica, concentrándose en estudios de tipo económico.
En las revoluciones burguesas el crecimiento económico auspiciado por el comercio internacional presiona el establecimiento de instituciones democráticas. Este trabajo sostiene la misma hipótesis pero la influencia es contraria. Es la democracia la que ha impulsado la integración económica en América Latina. Claro está sin invalidar que la integración económica impulsa regímenes más democráticos. Para demostrarlo se revisa la experiencia histórica de seis países latinoamericanos cruzando el año en que tales países iniciaron las reformas comerciales y el índice de democracia de la Universidad de Maryland Polity IV. Este trabajo excluye el caso de Chile para hacer énfasis en otros países y no finiquitar el debate académico por un caso particular.  
Ahora bien, es importante considerar que la mayoría de estudios orientados a analizar la integración económica y el libre comercio lo hacen desde una perspectiva disciplinar, principalmente economicista. De manera que las conclusiones desarrollan escenarios económicos, que colateralmente derivan problemas políticos. La centralidad política e histórica de la integración ha estado ausente en la mayoría de los estudios de la materia. Pocos estudios dedican esfuerzos a tratar de identificar impactos sociales derivados de los procesos de intercambio comercial o viceversa. Este trabajo  pretende hacer aportes en esa materia. Pretende explicar la relevancia de conocer la dimensión política de los procesos de integración del mercado latinoamericano. Una dimensión que puede hacer la diferencia entre el éxito o el fracaso, la sostenibilidad o la desestabilización del proyecto de integración regional y/o continental. Una dimensión que nos permite identificar factores de riesgo social, regional y cultural. Una dimensión que nos permite prever transformaciones en nuestro sistema de creencias políticas. Y desde luego, una dimensión que nos permite engranar ruedas sueltas de la transición de nuestro panorama político actual.      
Este trabajo presenta a demás de esta introducción dos secciones y sus conclusiones. La primera sección expone un repaso de algunas implicaciones generales sociopolíticas de la integración económica. El segundo apartado demuestra que en los cinco países escogidos de América Latina la relación sugiere al menos la coincidencia histórica de dos procesos concomitantes: apertura comercial y democratización. Y el tercer apartado presenta las conclusiones.
Impacto político de la integración económica: democratización.   
Investigar el impacto de la integración económica en sistemas políticos democráticos, equivale a reflexionar específicamente en la relación entre comercio internacional y democracia. Este debate ha estado centrado principalmente en el sentido de la influencia, -es decir, si el comercio internacional se debe a la democracia o si la democracia se debe al comercio internacional. También implica revisar cómo es dicha influencia y cómo se mide, y finalmente si esa influencia es positiva o negativa, tanto para el desarrollo económico como para el desarrollo de la democracia. En ese sentido, la tesis respecto a la relación democracia e integración económica ha sido recientemente desarrollada desde el National Bouroe of Economic Research NBER, en un trabajo de Lopez-Cordova y Meissner.
El trabajo del NBER hace un esfuerzo por identificar en el largo plazo evidencia empírica que demuestre la beneficiosa relación entre integración económica y democratización (López-Cordova & Meissner 2005). Desde 1870 hasta 2000 los investigadores estudian tres periodos, siendo el de segunda posguerra el más significativo. Toman la base de datos Polity IV de la Universidad de Maryland. Allí los investigadores publicados por NBER encuentran que existe evidencia sistemática y suficiente para considerar que la relación es positiva, dado que los factores de democratización definidos por Polity IV demuestran un incremento en la correlación integración económica/democratización. Adicionalmente incorporan el argumento clásico que los niveles de ingreso incrementados por el desarrollo económico producen sociedades más democráticas. Esto es, por un lado, el incremento de los ingresos que produce la integración económica genera una clase media emergente que presiona cambios políticos especialmente democráticos.
Para el caso latinoamericano Polity IV resume el histórico de consolidación democrática como lo muestra el gráfico 1. La gráfica muestra un histórico de profundización de la democracia en Sur América. En este sentido, la posición que acepta un influjo positivo de la integración económica sobre la democracia colige de ésta gráfica la relación entre democratización de los estados y las políticas de ajuste estructural en Latinoamérica. 
Gráfica no. 1.
Fuente: Polity IV. Maryland University. 2003. www.cidcm.umd.edu/polity/country_reports
Una forma paralela de impacto político de la integración económica en las sociedades contemporáneas la constituye los efectos  que revelan los movimientos sociales. Históricamente este fenómeno ha sido estudiado en las revoluciones burguesas. Al respecto se encuentran importantes reflexiones generales que sirven de marco para la interpretación del problema relacional. Son perspectivas históricas que engloban factores más allá de lo económico y lo político de la expresión humana. Dos estudios relevantes en ésta línea de análisis son “La gran transformación” de Karl Polanyí y “Orígenes sociales de la dictadura y la democracia” de Barrington Moore. Ambos puntos de vista toman un sector económico históricamente sensible al comercio internacional: la agricultura. En estos dos casos es posible leer claramente el impacto político del comercio en las sociedades tempranas del desarrollo capitalista.
La propuesta de Polanyí es sugerente respecto de los inicios de la globalización y contraria a los postulados clásicos de la economía. Comienza por criticar el economicismo en las relaciones humanas como si ello fuera la matriz esencial del hombre. Asegura categóricamente que “las pasiones humanas, buenas o malas, están simplemente orientadas hacia fines no económicos” (Polanyi 1997). Por ello no deberíamos esperar que el comercio internacional y la integración económica modifiquen nuestras costumbres políticas. Que ello suceda es una invención falaz de nuestro tiempo y sistema socioeconómico. En su opinión el hombre no es inexorablemente propenso al trueque como lo aseguran los economistas clásicos. Pero va más allá, afirma que la tierra, el trabajo y el dinero se convirtieron en mercancías que denomina ficticias porque no fueron producidas para ser vendidas. Polanyí nos ofrece una conclusión robusta para nuestro análisis: el comercio a larga distancia es la causa de la modificación de las instituciones del mercado laboral y el ordenamiento social preexistente. Es decir el comercio transformó el establecimiento institucional social que precedió el capitalismo.
Polanyí estudia el trastorno socioeconómico derivado de la creciente importancia del comercio a larga distancia de las sociedades occidentales en el siglo XIX. Esa misma consecuencia es abordada por Barrington Moore en la transición del sistema político feudal religioso de la baja edad media, a uno capitalista secularizado en Inglaterra en los inicios de la modernidad, entre finales del siglo XVI y comienzos del siglo XVII. Lo que señala Moore es que la demanda del comercio internacional de lana presionó en Inglaterra la transformación del sentido de la tierra. Se transformó de tener un significado feudal a uno capitalista. La tierra a partir de dicha demanda comercial dejó de ser utilizada para atar personas a ella y a un  sistema comunitario de protección fuedalista, y comenzó a ser privatizada para fines específicos de producción lanar. Cambia su significado cultural a uno meramente económico.
Los cerramientos de tierras –privatización de dominio- en Moore describen el boom del mercado de tierras en Inglaterra. Para Polanyí son la demostración ficticia del uso mercantilista de la tierra. Allí radicó el impacto político. “En ese proceso general, cuando el antiguo orden se desintegra, sectores sociales afectados negativamente por las tendencias económicas sacan la cabeza y realizan buena parte de la violenta “faena suicida” de destruir el ancien regimen” (Moore 1973: p 24). Ese es el evento sociohistórico  desencadenado por el cambio social producido por la presión del comercio internacional a partir del desarrollo del mercado lanar en la primera revolución industrial. En ese contexto el Estado intentó frenar los efectos contra los campesinos expropiados por la tendencia a la privatización de la tierra con los cerramientos, granjeándose de enemigos a los interesados en el comercio internacional de lana. Ello condujo a la guerra civil y a la primera revolución burguesa (Inglaterra) que conociera la sociedad occidental…. Tremendas implicaciones.
Ficticio o no, no es posible negar la relación entre comercio internacional y política en la modernidad. Tampoco es posible afirmar que se trate de una transformación superficial. Difícil negar que en materia política -la integración de los mercados en la actualidad, pero en términos generales la unidimensionalidad del ser humano en torno a lo económico- las transformaciones son profundas. Lo que resultó de un contrato social y político entre un grupo de hombres que renunciaron al estado naturaleza, al inicio de la edad moderna, se ha venido transformando de lo exclusivamente político a lo inclusivamente económico-político. La teoría política del Estado, la teoría contractualista, cada día se transforma más en teoría económica del Estado. Esta transformación no solamente refiere el papel del Estado en la economía, refiere también derechos y deberes económicos de los ciudadanos.
En ese sentido la concreción teórica más sólida, entre economía y política en la definición del contrato social moderno, la hizo John Rawls hace poco más de treinta años. Los principios de justicia dados para el ordenamiento contractual de una sociedad reconocen desde sus primeras postulaciones la necesidad de cooperar para alcanzar beneficios comunes. Es un contrato de tipo cooperativo con fines económicos. En palabras de Rawls, “El objeto primario de la justicia es la estructura básica de la sociedad o, más exactamente, el modo en que las grandes instituciones sociales distribuyen los derechos y deberes fundamentales y determinan la división de las ventajas provenientes de la cooperación social” (Rawls 1993: p. 20).  Los requisitos básicos para asociarse desde la Teoría de la Justicia son:
  1. “Cada persona ha de tener un derecho igual al esquema más extenso de libertades básicas que sea compatible con un esquema semejante de libertades para todos”
  2. “Las desigualdades sociales y económicas habrán de ser conformadas de modo que a la vez que: a) se espere razonablemente que sean ventajosas para todos, b) se vinculen a empleos y cargos asequibles para todos”(Rawls 1993: p. 67).
Evidentemente el primer principio es herencia de las teorías contractualistas modernas: fundamentalmente político. El segundo principio más acorde a nuestros tiempos es de tipo económico-político. Esa es la adenda de nuestro tiempo
El segundo principio esboza nuestra preocupación por la dimensión política de las cuestiones económicas. Su explicación lleva inherente el sentido de dos principios fundamentales del liberalismo político: el principio de eficiencia paretiano (Rawls 1993: p. 72) y el principio de diferencia. Esto se lee de la siguiente manera: 1. las sociedades aceptamos una asociación y un contrato para convivir y cooperar. 2. Aceptamos que existan desigualdades económicas, sí y sólo sí, estas estén orientadas a producir beneficios para todos. Y 3. Las diferencias deben estar dadas en función de las capacidades de las personas (Rawls 1993).
 
Las anteriores experiencias históricas y teóricas reflejan el impacto político que tiene la economía sobre las sociedades. El trabajo del NBER nos revela los impactos que el comercio internacional tiene en la profundización o retroceso del sistema político democrático. Barrington Moore y  Karl Polanyí demuestran las incidencias del comercio y el libre mercado en la antropología social. John Rawls expresa  las implicaciones de la gran transformación en los ordenamientos constitucionales. En consecuencia tenemos tres áreas políticas distintas impactadas por la integración económica, y un solo nivel transformado por la sociedad moderna.
Contexto de la integración regional latinoamericana.
Las sociedades y economías contemporáneas enfrentan en la actualidad una segunda fase de profundización del comercio internacional. El siglo XIX fue el siglo del Mare Liberum Ingles, sin embargo con los años de la depresión en los treinta del siglo XX y la pérdida de la hegemonía mundial de Inglaterra, el libre cambio entró en desuso. La recuperación de las banderas del comercio internacional sólo logran despegar en el siglo veinte en el periodo de la segunda posguerra. La segunda mitad del siglo XX vio crecer el aumento de las relaciones comerciales multilaterales y bilaterales. Anne Kruger resumió esta historia en un trabajo titulado ¿Son las preferencias arancelarias, liberalización comercial o proteccionismo? En ese resumen Kruger (1999) presenta dos fases históricas de desarrollo de los tratados. En  la primera fase, que tiene origen en las negociaciones del las instituciones internacionales de comercio -desde los años 40 a los años 70- creció una tendencia hacia la celebración de acuerdos multilaterales de comercio. La Unión Europea es el más exitoso de dichos acuerdos.
Después de los años 80 la tendencia comienza a cambiar hacia la concreción de acuerdos bilaterales. En 1982 Estados Unidos manifiesta su intención de avanzar hacia la promoción de tratados de Libre Comercio Bilaterales. Los primeros pasos de esa iniciativa fueron concesiones unilaterales a algunos países del Caribe y posteriormente Israel. En 1986 iniciaron conversaciones con Canadá, y unos años después México manifestó su intención en hacer parte del  acuerdo comercial. En otras latitudes la década de los años ochenta marcó el inicio de un proceso de profundización de la integración económica. Acuerdos entre naciones del sudeste asiático, la APEC, son ejemplo de ello (Kruger 1999).  
Los tratados actuales llamados de libre comercio son el resultado de un debate intenso a comienzos de la década del noventa y de un desgaste e inoperancia práctica de la normatividad del GATT. El punto estuvo marcado por la regresión de las instituciones comerciales a lo aparentemente establecido en el siglo XIX en Europa. Los tratados bilaterales amparados ambiguamente por el GATT parecían en los años 80 a todas luces lo que en el siglo XIX se denominó cláusula de nación más favorecida, o MFN Most favores Nation. Lo cual significó una constante amenaza para el comercio justo entre naciones. Algunos creyeron que el comercio bilateral minaba el camino hacia la integración económica, otros profesaron lo contrario (Bagwel & Stainer 1998, Riezman 1999). Finalmente la Nueva Iniciativa de Estados Unidos hacia Latinoamérica (Weintraub 1991) anunció a comienzo de los noventa la preferencia del regionalismo sobre el multilateralismo como estrategia de integración económica. Aunque los dos sistemas siguen coexistiendo. 
De esta manera los tratados llamados de libre comercio bilaterales se convirtieron en la estrategia de integración sustituta para adelantar la conformación de un área de libre comercio en  las Américas. Las críticas a esta estrategia no se hicieron esperar. Algunas evaluaciones tempranas de los efectos económicos de los tratados adelantaron cierta desazón, algunas otras pocas esperanzas. Víctor Urquidi escribió en marzo de 1993 que hasta esa fecha los tratados existentes no habían sido muy exitosos por razones fundamentalmente externas a las economías nacionales (Urquidi 1993). Cuestiones como el precio del petróleo, la deuda y la no claridad de los tratados fueron las razones que Urquidi identificó en el mal desempeño de los Tratados. Sin embargo en términos generales algunos estudios concluyen que la globalización y la integración de los mercados han tenido efectos positivos en la reducción de la pobreza. Si bien se advierte que la relación no es directa, una de las conclusiones importantes para la mirada institucional es que los países pobres obtienen beneficios cuando existe o sea facilitado movilidad laboral de un sector afectado negativamente, hacia uno impactado positivamente (Harrison 2006).
Desarrollo político de la región latinoamericana  e integración económica vía reformas comerciales. 
Acercándonos más a las realidades regionales, es pertinente precisar el contexto de las transformaciones del capitalismo en la sociedad moderna contemporánea latinoamericana. La región inició reformas comerciales hace más de dos décadas. La reducción de tarifas arancelarias de forma unilateral se resume en la gráfica número 2 ofrecido por la CEPAL. A continuación de la gráfica hacemos un breve recorrido por las conclusiones generales que sobre las reformas tienen México, Ecuador, Costa Rica, Brasil, Bolivia y Colombia. En los cinco países el incremento del índice de democracia de Polity IV precede la reforma comercial.
Gráfica No. 2.
Reformas comerciales en algunos países de Latinoamérica: 1985-1992.
País.
Año en que inició
Promedio de tarifa %
Barreras no tarifarias (%/M)
Inicio
1993
2003
1985-87
1991-92
Bolivia
1985
20.0
9.8
9.3
25.0
0.0
Brasil
1988
50.6
14.2
12.0
35.3
8.0
Colombia
1989
47.6
11.7
11.6
73.2
1.1
Costa Rica
1985
53.0
11.7
5.9
0.8
0.0
Ecuador
1985
50.0
9.3
11.3
59.3
n.a
México
1985
34.0
13.0
17.3
12.7
20.0
Fuente. (Tomado de Saez, 2005) datos originales de CEPAL (1985), Edwards (1997), Lora (2001) Banco Mundial.
Bolivia (Año que inició 1985):
Durante los años noventa Bolivia experimentó un crecimiento modesto de su economía gracias al intercambio comercial. Las actividades de exportación fueron reforzadas con incentivos fiscales a la inversión extranjera y simplificación de trámites, entre otros. Sin embargo ello no estuvo acompañado de mejoras en infraestructura, calidad y servicios.  Wilson Jiménez concluye que tales restricciones limitaron la capacidad exportadora de Bolivia y ello explica su estancamiento en los últimos años. Y aunque con un modesto crecimiento, la extrema pobreza en Bolivia ha estado por fuera de los beneficios del libre comercio (Jiménez 2006). Ello ha conducido a inestabilidad y crisis política de años recientes. El intercambio comercial en el caso boliviano no se ha reflejado en una mejoría substancial de la estabilidad política de Bolivia, pero si ha representado la activación de movimientos sociales importantes que a fuerza de manifestaciones han hecho de Bolivia un país más inclusivo a partir de su composición étnica.
Gráfica No. 3.
bol2
Fuente: Polity IV. Maryland University. 2003. www.cidcm.umd.edu/polity/country_reports
Brasil (año en que inició 1988):
Las reformas comerciales en Brasil iniciaron a finales de la década de los años ochenta. En ese sentido coincide un proceso de democratización de la economía del país a partir de instauración de Cámaras sectoriales que funcionaron como foros de negociación tripartita desde 1991. Ello supuso un mayor control entre sectores, mayor participación e inclusión social en la formulación de la política económica (Diniz 1995). Brasil ha demostrado un desarrollo sostenido de sus instituciones democráticas desde el final de Getulio Vargas y el Tenientismo hasta la transición a la democracia en 1985. Pero sobre todo en la última fase de su democratización es posible observar un importante proceso de apertura comercial después de 1991. Los dos procesos han coincidido. Brasil ha sabido aprovechar el desarrollo económico en favor del desarrollo de sus instituciones democráticas.    
Sin embargo, aunque Brasil es una nación que ha demostrado un gran liderazgo económico regional, y la liberalización le ha permitido incrementar sus niveles de capacidad tecnológica, ello supuso una alta demanda de empleos calificados, en detrimento del trabajo no calificado. En ese sentido se observó incremento en la informalidad y desempleo en las personas menos educadas. La conclusión general en el caso brasileño es que la integración económica por sí sola no resuelve los problemas de pobreza y desempleo (Galrão Carneiro & Saba Arbache 2006). El impacto en la reducción de la pobreza ha sido realmente modesto. Aun así, Brasil incrementa a lo largo de los años sus niveles de democracia. 
Gráfica No. 4.
bra2
Fuente: Polity IV. Maryland University. 2003. www.cidcm.umd.edu/polity/country_reports
Costa Rica (año en que inició 1985):
Costa Rica es un ejemplo de cómo, con o sin política comercial abierta e integración, es posible mantener una estabilidad democrática y política duradera. Aún sin fuerza militar que disuada cualquier tentación política de quiebre institucional. Las reformas comerciales en Costa Rica comenzaron en 1985 y los resultados en materia económica han sido muy aceptables, y la estabilidad de su sistema político no se ha alterado. En lo económico se concluye que la apertura de mercados y la orientación  a la exportación han generado crecimiento económico desde los años noventa. En particular el estudio de Pablo Sauma y Marco Sánchez muestra que “el actual proceso económico, el cual incluye promoción de las exportaciones, ha tenido un impacto positivo en la reducción de la pobreza, pero también ha incrementado inequidad en ingreso y distribución” (Sauma & Sanchez 2006: p. 223). Una de las razones para concluir ello es que la economía ha mostrado importantes avances de generación de empleo en el sector formal, afirman los autores.
Gráfica No. 5.
cos2
Fuente: Polity IV. Maryland University. 2003. www.cidcm.umd.edu/polity/country_reports
Ecuador (año en que inició 1985):
Ecuador es uno de los países latinoamericanos que más ha comercializado bienes en proporción a su producto interno bruto. Sin embargo se caracteriza por su inestabilidad política, también marcada como en el caso boliviano por un ascenso destacado de líderes indígenas históricamente excluidos del sistema político. El proceso de reformas comerciales en Ecuador comenzó en el año de 1985, y desde entonces no para de fluctuar en el índice de Polity IV. Si se quisiera comparar la situación Ecuatoriana con la boliviana podríamos concluir que los dos procesos son similares. La apertura de mercados ha redundado en la activación de sectores sociales y movimientos políticos que han logrado abrir espacios políticos a costa de la estabilidad del sistema, sin que ello se traduzca necesariamente en respeto a las instituciones democráticas. Democratización sin estabilidad política es el proceso político que coincide con la apertura comercial en el Ecuador.
Es probable que la inestabilidad política esté relacionada con los efectos económicos y derive directamente de éstos. Con todo, dados los problemas Ecuatorianos ha sido difícil evaluar el impacto. Sin embargo los resultados demuestran que en términos generales la liberalización ha generado efectos positivos en empleos, pero al mismo tiempo se ha acelerado la inequidad en la distribución del ingreso. “Los principales ganadores en términos de empleo son los trabajadores calificados del sector formal, y los perdedores son los trabajadores menos calificados” (Vos & León 2006: 297). La brecha entre ricos y pobres se hace cada día más honda, mientras las divisiones políticas toman lugar en el espacio político. Es probable que de allí derive la inestabilidad.  
Gráfica No. 6.
ecu2
Fuente: Polity IV. Maryland University. 2003. www.cidcm.umd.edu/polity/country_reports
México (año en que inició 1985):
Los procesos políticos y económicos mexicanos son muy interesantes. La apertura de mercados y la caída de la hegemonía del Partido Revolucionario Institucional PRI coinciden. El caso mexicano es relevante porque fue el primer país en firmar un acuerdo formal de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, el NAFTA. Además los números muestran que México después de Brasil se ha convertido en el mayor receptor de Inversión Extranjera Directa del mundo. Es importante mencionar que México sostiene acuerdos bilaterales con 32 países (Costa Rica, Bolivia, Chile, Nicaragua, Israel, Triangulo Norte de Centro América, Uruguay, Europa, Japón, entre otros). Los efectos económicos de los acuerdos le han permitido al país modelar su economía hacia la exportación. El 96% de sus exportaciones se orientan hacia países con los que ha firmado acuerdos. En esos resultados también inciden factores de competitividad como conocimiento, infraestructura, conectividad, etc.  
La gráfica nos muestra el comportamiento ascendente de la democracia en México. Sin embargo no es posible dejar de advertir los acontecimientos de la provincia Chiapas, y todo el movimiento zapatista de denuncia a las políticas neoliberales y la exclusión política de sectores indígenas mexicanos.   
Gráfica No. 7.
mex2
Fuente: Polity IV. Maryland University. 2003. www.cidcm.umd.edu/polity/country_reports
Colombia (año en que inició 1989):
Recordemos que la apertura comercial se profundizó en Colombia entre los años 1989 y 1990. Una apertura unilateral. Ese proceso coincidió con la promulgación de una nueva carta constitucional y la inclusión de sectores armados políticos desmovilizados al sistema político democrático. En general el desarrollo económico capitalista ha discurrido a la par del incremento en la calidad de las instituciones políticas. Una apreciación histórica muy significativa es que el lento final de la política de coalición y alternancia bipartidista llamada Frente Nacional, terminó justo cuando el país logró avanzar hacia la consolidación de un modelo de industrialización media.
Por otra parte, en la actualidad el balance del sector económico muestra que los beneficios del libre comercio se han concentrado en sectores como confecciones, textiles y alimentos. A futuro, con la nueva política comercial orientada a la firma acuerdos comerciales bilaterales, especialmente con EE.UU.,  se prevé que los sectores más afectados serán: maquinaria eléctrica, maquinaria para usos generales, equipo de transporte, metales, madera, y -el que es aun más sensible- el sector agropecuario (Umaña 2006). Las perspectivas de la agricultura no son las más alentadoras. Precisamente del comercio internacional y de un producto agrícola –coca- deriva parte de la inestabilidad colombiana. El comercio internacional de sustancias ilegales o narcóticas es uno de los factores que contribuyen a la inestabilidad política en Colombia. Con una guerrilla de carácter rural sumado a las expectativas de un tratado de libre comercio con implicaciones negativas para el sector agropecuario, Colombia presenta un alto riesgo de inestabilidad en sus instituciones. Claro, si ello no se corrige ni se controla como se ha controlado ya por más de tres décadas.     
Gráfica No. 8.
col2
Fuente: Polity IV. Maryland University. 2003. www.cidcm.umd.edu/polity/country_reports
Conclusión:
Este trabajo buscó demostrar que existe una relación entre democracia e integración económica. Tal relación sostiene una lógica positiva que hace manifiesto que en los casos estudiados la democracia puede considerarse como un factor efectivo y determinante para la integración económica regional. Podemos afirmar que por lo menos la integración en estos seis países resulta de la coincidencia histórica del mejoramiento de las instituciones democráticas definidas por el índice de la Universidad de Maryland Polity IV.
Así mismo considerando los antecedentes presentados y los desarrollos académicos previos, podemos concluir que la relación de causalidad no es unidireccional. Es decir, no se puede concluir que la integración económica se deba a la democracia, o en otras palabras, que la democracia es un prerrequisito a la integración económica. Por el contrario establecer tal relación unicausal y unidireccional llevaría a equívocos. Lo cierto es que históricamente los dos fenómenos coinciden en Ecuador, Costa Rica, México, Brasil, Bolivia y Colombia.        
Bibliografía:
Bagwell, Kyle, Staigner, Robert. (1998) Will preferential Agreements undermine the multilateral trading system?. The economic Journal. Vol. 108. No. 449. (july. 1998). P. 1162-1182.
Barrington Moore. (1973). Los orígenes sociales de la dictadura y de la democracia: el señor y el campesino en la formación del mundo moderno, Barcelona, Península.
Diniz, Eli (1995). Reformas económicas y democracia en el Brasil de los años noventa: las cámaras sectoriales como foro de negociación. En: Revista Mexicana de investigaciones sociales. No. 4. Octubre-diciembre de 1995.
Galrão Carneiro, Francisco and Jorge Saba Arbache (2006). The Impact of Trade Openness on Employment, Poverty and Inequality.  Who gains from free trade?: export-led growth, inequality and poverty in Latin America. Routledge London. New York. 
Harrison, Ann (2006). Globalization and poverty. Working paper 12347. Nacional Boreau of Economic Research.  http://www.nber.org/papers/w12347.
Jiménez, Wilson (2006). Export Promotion and its effects on Growth, Employment and Poverty. Who gains from free trade?: export-led growth, inequality and poverty in Latin America. Routledge London. New York.
Kruger, Anne (1999). ¿Son las preferencias arancelarias, liberalización comercial o proteccionismo?  Journal of economic perspective. Vol. 13. no. 4. Fall. 1999. p. 102-124.
Lopez-Cordova, Ernesto, Meissner, Christopher (2005). The globalization of trade and democracy: 1870-2000. National Bouroe of Economic Research NBER. Working Paper 11117. http://www.nber.org/papers/w11117.  Febrero de 2005.
Polanyí, Karl (1997). La gran transformación: crítica del liberalismo económico, Madrid, La Piqueta.
Polity IV. Maryland University. (2003). www.cidcm.umd.edu/polity/country_reports 
Rawls, John (1993). Teoría de la Justicia. Fondo de Cultura Económica. Madrid.
Riezman, Raymond (1999). Can bilateral trade Agreements help to induce free trade?. The Canadian journal of economics. Vol. 32. No. 3. (May 1999) p. 751-766.
Saez,  Sebastián (2005). Trade policy making in America Latina. CEPAL. Chile Nov. 2005.
Sauma, Pablo; Sánchez, Marco (2006). Export dynamics: effects on growth, employment and poverty.  Who gains from free trade?: export-led growth, inequality and poverty in Latin America. Routledge London. New York. 2006.
Umaña Germán, (2006) El juego asimétrico del comercio. El Tratado de Libre Comercio Colombia – Estados Unidos, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, Centro de Investigación para el Desarrollo.
Urquidi, Victor (1993). Free trade experience in America Latina and the Caribbean. Annals of American Academy of political Science. Vol 526. Free trade in the wet hemisphere. (Mar. 1993) pp. 58-67.
 Vos, Rob (editor) (2006) Who gains from free trade?: export-led growth, inequality and poverty in Latin America. Routledge London. New York. 2006.
Weintraub, Sydney (1991). The new US economic initiative toward Latin America. Journal of interamerican studies and world affairs. Vol. 33. No. 1.

Algunas implicaciones internacionales de la situación norteamericana en los años sesenta.

Desde muy temprano en el siglo XX se dijo que el gran problema a resolver de este siglo era la barrera racial[1], tanto al interior de EE.UU. como en el exterior. La segunda guerra mundial abrió la segunda mitad del siglo, y con esa apertura los nuevos actores definieron nuevas políticas globales, a partir de una nueva moralidad de la otredad. Ello fue fruto de incidencias internacionales, pero en gran parte el desarrollo interno de la comunidad afroamericana en EE.UU, que aportó mucho a la lucha contra el racismo. Esa nueva moralidad se gestó en dos planos: global y local.

Lo local influyo fuertemente en la política global. Hechos tempranos como la independencia de India influyeron fuertemente el proceso de descolonización africano[2], por ello lo más importante de este proceso es que se puede tratar en términos de desarrollo asiáticos, africanos[3], y norteamericanos. Este último agente es el que intenta resaltar este ensayo. La parte de los desarrollos de la lucha por alcanzar los derechos civiles de los negros en EE.UU. constituye ese elemento que retumba por el mundo en contra del racismo y del colonialismo.

EE.UU. desde la conformación de la liga de las naciones habló del valor de la autodeterminación de los pueblos. El presidente Wilson ayudó con su idealismo a desarrollar cierto espíritu que se constituiría en la semilla de la descolonización. Sin embargo sería en 1946 y 1960 cuando esta política tomaría un impulso definitivo. Estos dos años son cruciales en el territorio norteamericano dado el movimiento por los derechos civiles. En 1946 EE.UU. tiene plena conciencia de su influencia a nivel global por cada una de sus acciones locales. En ese año afirmaba un Comité nombrado por Truman para los derechos civiles que:

“Nuestra posición en el mundo después de la guerra es tan vital para el futuro que nuestras más insignificantes acciones tienen efectos trascendentes. No podemos desestimar el hecho de que nuestra reputación en el área de los derechos civiles haya sido tema de debate en la política mundial”[4]

Como tal cada uno de los movimientos que resultaran del forcejeo político daría la vuelta al mundo, gracias al último desarrollo de los medios de comunicación. Esta herramienta ayudo a que la opinión acerca de la descolonización tomara fuerza. Desde el mismo año EE.UU. y siete países más, influidos por EE.UU. se comprometieron a informar constantemente a la ONU la situación interna de sus colonias[5]. Esto puede ser leido como consecuencia de la lucha interna de la sociedad norteamericana reflejado en su política exterior.

En el año de 1954 un tribunal en un hecho sin precedentes derogo la doctrina de “separados pero iguales”[6], que fundamentaba el segregacionismo en algunas regiones de ese país. Este hecho fue un logro en la lucha interna, pero adicionalmente es importante considerar que este tipo de fallos en la potencia mundial coadyuvaron el ánimo del panafricanismo, de la misma forma en que el caso de Bob Moses y la fotografía de Greensboro[7] influyeron en las poblaciones del norte. Esta afirmación es posible dado que “la noticia de que el gobierno americano había declarado ilegal la segregación dio la vuelta al mundo”[8]. De esa manera es importante estimar esa gran influencia de los hechos trasmitidos por medios de comunicación.

El estado norteamericano aprobó leyes de derechos civiles en 1957, 1960 y 1964. cada una de ellas como reacción ante las revueltas de los negros y la presión política, pero sobre todo por “la mala publicidad mundial que se estaba generando”[9]. De esta forma es que se señala la resonancia de las acciones internas de EE.UU. a nivel global, justo cuando después de la segunda guerra las colonias se vuelven inviables para las metrópolis.

Ahora bien, no es tanto que las noticias recorran el mundo. Lo importante es que se puede advertir que se generó en el mundo negro la sensación de una historia compartida. La identidad que se encontró entre los dos continentes África y Norteamérica, alentó el panafricanismo y la política de autodeterminación de los pueblos en la ONU. Contando con que “los negros de EE.UU. tenían el recuerdo de la esclavitud, la segregación, los linchamientos y las humillaciones”[10], es posible afirmar que sus recuerdos los veían reflejados en el continente africano, lo que se convertiría en solidaridad. En ese sentido cabe resaltar que “numerosos negros americanos adoptaron la historia y el modo de vida africanos y en sus ghettos se pusieron de moda los peinados y los vestidos afro”[11].

La dimensión internacional de ese movimiento es solo la replica de los efectos que generó a nivel local. Por ejemplo el caso ya citado de Bob Moses en el que al observar una fotografía en la que los negros del sur cambiaban su actitud frente a la segregación y adoptaban un papel más activo y decisivamente ofensivo. Al respecto este profesor de matemáticas Bob Moses sintió que ese hecho tenía que ver con su propia vida[12], de la misma manera la situación africana involucró a los afroamericanos y viceversa.

La descolonización se impulsa decisivamente en 1960 cuando además del consejo de administración fiduciaria se crea el Comité de los 24 como medida posterior a la declaración relativa a los pueblos no autónomos, que buscó fundamentalmente acelerar el proceso. Esa celeridad requerida la imprimió el parte el movimiento panafricanista, pero también el gobierno de los EE.UU. A partir de la campaña de Kennedy a la presidencia se hizo más fuerte y reconocido el movimiento por los derechos civiles al interior de los Estados Unidos. “La voluntad de cambio de Kennedy y Jonhson alentó la critica y el análisis de los males de la sociedad americana”[13], lo que repercutió en su política exterior e interior. Con Kennedy algunos puestos del estado norteamericano fueron ocupados por los negros[14]. La justicia nacional aumento el número de juristas negros, y “varios negros fueron nombrados embajadores”[15], lo que determinaría la política exterior norteamericana en el comienzo de la década del sesenta.

Es de esta manera cómo la política de fin del colonialismo recibió un fuerte apoyo de los EE.UU. Desde el presidente Woodrow Wilson que imagino un sistema de paz global ordenado por las Naciones Unidas, pasando por los fallos judiciales nortemaricanos del 46 y 54, y las medidas de afirmación positiva de Kennedy al nombrar negros en su gabinete, alentaron desde EE.UU. el apoyo a al descolonización.


[1] Zinn, Howard. La otra historia de los EE.UU. Pag 400.

[2] Smith, Tony. Los modelos del imperialismo. Fondo de cultura economica. Mexico 1984.

[3] Smith, Tony. Los modelos del imperialismo. Pag 127.

[4] Citado por: Zinn. Howard. Pag 401.

[5] Montaño, Jorge. Las Naciones Unidas y el Orden mundial 1945-1992. Fondo de cultura económica. Mexico. 1992.

[6] Zinn, Howard. Pag 402.

[7] Zinn, Howard. Pag 405.

[8] Zinn, Howard. Pag 402.

[9] Zinn, Howard. Pag 409.

[10] Zinn, Howard. Pag 396.

[11] Adams, Willi Paul. Los Estados Unidos de América. México. Siglo XXI. 1989 Pag 383.

[12] Zinn, Howard. Pag 405.

[13] Adams, Willi Paul. Pag 390.

[14] Adams, Willi Paul. Pag 377.

[15] Adams, Willi Paul. Pag 377.

Respuesta a la pregunta ¿Por qué no hay socialismo en EE.UU.?

La pregunta induce una situación que quizá deba ser matizada un poco. La negación categórica de la no existencia de socialismo en EE.UU. debe considerarse en términos político-estatales. Tal vez no haya existido en EE.UU. un régimen político socialista al estilo de Europa oriental en el siglo XX. Sin embargo es importante reconocer que la política económica del socialismo si permeo profundamente las instituciones del Estado norteamericano después de la crisis del 29. Las postulaciones del Keynesianismo así lo evidencian. La noción de Estado de bienestar y la opción política reformista de sectores de los sindicatos orientaron la economía política de EE.UU. hasta la entrada del neoliberalismo y las ideas de von Hayek con Reagan y Tatcher en Inglaterra. En ese sentido, la pregunta fustiga un análisis de tipo mecanicista y fuertemente positivista con características de equifinalidad, e incluso equicausalidad, que restringe cualquier respuesta. La pregunta entonces es la que formula Michaell Mann: ¿Por qué fue tan débil el socialismo?

La pregunta formulada en este sentido nos induce a pensar en una correlación de fuerzas al interior del sistema de partidos norteamericano. El adjetivo “débil” indica inferioridad frente a los tradicionales Republicano y Demócrata. De esta manera uno de los primeros factores que dan respuesta a la pregunta se determina en términos puramente políticos y estratégicos. Es decir que una de la fallas que generan la debilidad del socialismo es su incapacidad para generar alianzas estratégicas al interior de la clase obrera, y más allá la imposibilidad de afianzar un bloque histórico favorable a sus pretensiones políticas. En otros términos: el seccionalismo fractura fuertemente y debilita; y las alianzas con otras clases le son a la clase obrera contrarias en términos políticos. Esto se explica por lo siguiente.

Varios autores coinciden en afirmar que el seccionalismo manifestado en racismo, y en general etnocentrismo influyó negativamente la identidad de clase requerida para la acción política del socialismo. Cuestiones religiosas en los inmigrantes católicos les impedía participar de la agremiación[1]. Pero la afirmación es que como cita Mann a Kraditor: “los inmigrantes sentían más apego a la raza que a la clase”[2]. Salvo la segunda generación de inmigrantes que más tarde se manifestaría[3], cuando ya el liderazgo popular lo encarnaba Roosvelt. Sin embargo en un primer momento, la primera década del XX, ese seccionalismo étnico aunado a otros factores como aspiraciones, y a la constante comparación de condiciones materiales de EE.UU. con Europa, los movimientos socialistas y sindicatos se vieron fuertemente escindidos. Otras divisiones como la de la American Federation of Labor que era partidaria de una organización sindical por oficios acentuaron la imposibilidad de la cohesión para la acción política. Así mismo las organizaciones se encargaron de ahondar el faccionalismo, ejemplos como el de la AFL, demuestran que la política, antes de unir dividía[4]. De esa manera cuando se intentó cohesionar, los esfuerzos se adelantaron con población que de una u otra forma se encontraba imposibilitada para votar[5]. De ahí también se sigue la opción política por el reformismo.

Los propósitos colectivos de orden nacional también encontraron trabas y dificultades de forma. La organización político-administrativa de los EE.UU. confrontó la lucha sindical a una división de propósitos y objetivos. En términos de una lucha contra la represión es necesario advertir que “el Estado que ejecutó la represión no fue un Estado-nación centralizado, sino un Estado descentralizado”[6]. Como tal no hubo coherencia en cuanto a una lucha de contrarios que identificara un estado perverso, oligárquico que debiera ser derribado. E incluso entendido desde la tradición política no se logró que se concibiera al estado norteamericano como violador del pacto, en los mismos términos del pacto con la monarquía Inglesa y por lo tanto debiera revocarse ese poder. En definitiva los diferentes niveles de gobierno: local, estatal y federal, no permitieron un desacuerdo esencial y más bien obligó a la acción social a una fragmentación e imposibilitó cierta unidad a nivel nacional, lo que sería requisito para el triunfo de un proyecto socialista.

Las divisiones no se presentaban exclusivamente al interior de las organizaciones sindicales. El partido socialista como instrumento para la toma de poder siempre dudo en una posible alianza con los sindicatos[7]. En este sentido es que se presenta la dificultad de la organización política para afirmar al interior de la clase cierta identidad. Incluso tras el esfuerzo de la CIO por homogenizar la clase obrera[8] la división con la AFL continuó., lo que se refleja en la pobre participación del voto popular en las elecciones. El ejemplo más significativo se presenta en los comicios de 1912 cuando el partido socialista se presenta en solitario y logra el 6.0 % del voto popular, y un 3.2% de la votación total[9].

Por otra parte es necesario considerar que para haberse presentado un socialismo en EE.UU. se debió requerir de alianzas con otras clases[10]. En este caso la conformación de un Bloque Histórico se vio obstruido por múltiples variables. Por una parte –cabe la posibilidad- el aburguesamiento del proletariado[11], que podría considerarse como una clase media que incorporó rápidamente los valores de propiedad privada y en general los condicionamientos del individualismo en la cultura norteamericana. De esta manera es posible pensar desde el materialismo histórico cómo las condiciones materiales de la sociedad norteamericana impiden la identificación con el discurso socialista[12]. Por otro lado las alianzas con los partidos políticos tradicionales presentaban importantes disparidades en términos económicos: la plutocracia norteamericana -en un sistema capitalista de libre mercado- siempre estuvo aventajada sobre la opción socialista. El poder legislativo en manos de los millonarios, el judicial lo mismo[13], y en general lo público estaba controlado por los capitalistas que incluso contaban con ejércitos privados de los empresarios como “la Pinkerton Detective Agency”[14], que ejercieron fuerte represión contra las opciones socialistas, pues desde temprano se asocio a los militantes radicales como foco de violencia. En suma cabe el aforismo: divide y vencerás.

Con todo, la discusión del socialismo en EE.UU. debe entenderse como la derrota de un discurso político en competencia con otros. Empezando por los elementos propagandísticos propios de la política. La construcción narrativa, de una identidad de clase incitada desde el lenguaje político, pudo ayudar a la configuración de una realidad en la clase obrera, pero de hecho, nunca los obreros se llamaron a sí mismo “clase obrera”[15], decidieron prescindir del poder del discurso y del lenguaje, que es la herramienta fundamental de las ideologías políticas, y las campañas electorales.

Desde luego que la derrota no solamente se da en el campo discursivo. Claro que interviene problemas de tipo represivo. Sin embargo este énfasis centra el análisis en la pobre argumentación retórica del socialismo en EE.UU. Me refiero explícitamente a la incapacidad de elaboración de un discurso de cohesión, que adicionalmente se identificara con los sistemas políticos y económicos dominantes. Es decir que identificara una relación entre cultura política y cultura económica con los principios del socialismo, que finalmente intentara revertir el statu quo y no fuera absorbido por el mismo sistema.

En este aspecto la tesis es que el discurso por ganar votantes en elecciones siempre estuvo fuera de lugar o fue cooptado por los partidos tradicionales. Con frecuencia los terceros partidos en EE.UU. han llamado la atención sobre temas sociales que han sabido incluir en la agenda pública[16]. Sin embargo “la mayoría de los terceros partidos han florecido en una sola elección y luego mueren, se esfuman o son absorbidos por alguno de los partidos grandes”[17], lo que demuestra que sí los absorben los grandes es por que sus propuestas nunca han logrado discutir los temas de interés en EE.UU. por encima de los republicanos o los demócratas. Esta idea se refiere a la experiencia de la guerra y su capacidad de discursiva para cohesionar la población. Desde un discurso nacionalista el capitalismo norteamericano creó unidades artificiales en rededor de la guerra[18], frente a las cuales por orientaciones de Moscú los socialistas se mostraban contrarios.

Podría afirmarse que discursos como el segregacionista, el bélico, el nacionalista, se enfrentaban constantemente al discurso del socialismo. Por ello quizá el socialismo debió optar por vindicaciones laborales solamente. Sí se entra a revisar los programas políticos de la vieja izquierda europea que influyó en la norteamericana es posible poner en evidencia el desencuentro de la ideología socialista con la cultura norteamericana:

1. Fuerte intervención del Estado en la vida social

2. El estado predomina sobre la sociedad civil

3. Fuerte igualitarismo

4. Colectivismo

5. Pertenece al mundo bipolar[19]

Lo que Michael Mann propone como una cristalización liberal-capitalista, encarnada en al sistema judicial defensor de la inversión privada y la sacralización de la propiedad privada[20], demuestra como la política económica del estado no discute el papel del mismo en la sociedad. Y esto se da temprano en el siglo XIX, cuando, como demuestra David Montgomery, la legislación estatal se concentra el desarrollo de una “legislación que facilitara la acumulación e inversión de capital para individuos y grupos privados”[21]. El papel del Estado en Norteamérica se definió desde sus orígenes con los republicanos jeffersonianos a partir de la convicción de que “los acuerdos privados respondían mejor a las necesidades públicas que la acción gubernamental o la de los organismos corporativos”[22], en ese sentido el debate del igualitarismo y el colectivismo no tubo lugar desde principios del XIX. Realmente “lo que puso a los hombre y mujeres del siglo XIX a pensar en el conflicto social en términos de clases antagónicas fue su encuentro con nuevas formas de explotación”[23], cosa que fue rápidamente solucionada con las conquistas laborales y de seguridad social. En este sentido es que debe entenderse la afirmación acerca de que los trabajadores norteamericanos no politizaran su descontento económico, y por tanto no llegaran al socialismo[24].

De ahí el desfase entre demandas socio-económicas política y organización electoral. Francamente los “trabajadores norteamericanos podían creer que el Estado tenia la culpa de su empobrecimiento, pero al contrarío que los rusos o alemanes, no consideraban que la violencia o la coerción legal fueran atributos de un Estado ajeno que debieran derribar”[25]. Es decir que su conciencia no les daba para creer fielmente -como lo exige el socialismo- que el Estado moderno burgués debía ser sustituido por un estado fuertemente intervencionista. Al menos hasta 1930. En conclusión, el problema de las funciones del Estado en la sociedad norteamericana no se discute. Para el periodo cualquier propuesta que intentase modificar el régimen de propiedad y las actividades del Estado no podrían haber presentado coherencia alguna con los principios culturales y la tradición política fuertemente arraigada en el imaginario social.

Bibliografía:

Adams, Willi Paul. Los Estados Unidos de América. México. Siglo XXI. 1989

Bibby, John. Los partidos políticos en los EE.UU. En: Elecciones 2004. Depto. De Estado de los EE.UU. Oficina de programas de información internacional. 2004

Bosh, Aurora. “Estados Unidos en los años treinta: Un socialismo imposible?”. En: Historia Social, No. 11, 1991.

Giddens, Anthony. La tercera vía. Taurus. Madrid. 1999.

Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Madrid. Alianza ed.. 1997

Montgomery, David. El ciudadano trabajador. Ed. Instituto Mora. México D.F. 1997

Zinn, Howard. La otra historia de los EE.UU. Hondabirria, Argitaletxe HIRU, SL, 1999


[1] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Madrid. Alianza ed.. 1997 Pag. 828.

[2] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Pag 828.

[3] Bosh, Aurora. “Estados Unidos en los años treinta: Un socialismo imposible?”. En: Historia Social, No. 11, 1991. Pag 44.

[4] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Pag 856.

[5] Adams, Willi Paul. Los Estados Unidos de América. México. Siglo XXI. 1989. Pag 241.

[6] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Pag 849.

[7] Adams, Willi Paul. Los Estados Unidos de América. México. Siglo XXI. 1989. Pag 239.

[8] Bosh, Aurora. “Estados Unidos en los años treinta: Un socialismo imposible?”. Pag 45.

[9] Bibby, John. Los partidos políticos en los EE.UU. En: Elecciones 2004. Depto. De Estado de los EE.UU. Oficina de programas de información internacional. 2004. Pag 6.

[10] La imposibilidad para los acuerdos se generaba desde la hostilidad de la opinión pública que consideraba estos acuerdos como traición.

[11] Adams, Willi Paul. Los Estados Unidos de América. Pag 242.

[12] Si se considera que las condiciones materiales y las relaciones de la producción en una sociedad determinan la ideología o la conciencia de clase, es importante tener en cuenta el nivel de ingresos y el acceso a la propiedad en suelo norteamericano.

[13] Adams, Willi Paul. Los Estados Unidos de América. Pag 220.

[14] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Pag 840.

[15] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Pag 857.

[16] Bibby, John. Los partidos políticos en los EE.UU. pag 5.

[17] Bibby, John. Los partidos políticos en los EE.UU. pag 5.

[18] Zinn, Howard. La otra historia de los EE.UU. Hondabirria, Argitaletxe HIRU, SL, 1999. Pag 321.

[19] Giddens, Anthony. La tercera vía. Taurus. Madrid. 1999. pag 18.

[20] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Pag 842.

[21] Montgomery, David. El ciudadano trabajador. Ed. Instituto Mora. México D.F. 1997. pag 79.

[22] Montgomery, David. El ciudadano trabajador. Pag 19.

[23] Montgomery, David. El ciudadano trabajador. Pag 22.

[24] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Pag 845.

[25] Mann. Michael. Las fuentes del poder social. Pag 845.

El espacio de la agricultura en la globalización.

Acompaña a la interpretación del espacio de la agricultura en la globalización un panorama desalentador por parte de los estudiosos de la globalización. Importantes autores han señalado la inexorabilidad del proceso histórico que recorre la globalización. Jordi Borja -quizá por su preferencia epistémica hacia el tema urbano- y Manuel Castells cierran ideas certeras sobre el destino de la humanidad, afirmando que su destino “se juega en las áreas urbanas y, sobre todo, en las grandes metrópolis”[1]. A su vez abren discusiones con frases como “la humanidad se encamina hacia un mundo de urbanización generalizada”[2]. Así mismo en los estudios de geógrafos las áreas rurales aparecen como espacios dominados bajo presiones y decisiones de espacios dominantes: las ciudades. Más aún, la caracterización de la geografía de la globalización indica que las regiones que ganan son regiones urbanas[3]. Otros ofrecen explicaciones de la preferencia del proceso de mundialización por las ciudades sobre los espacios rurales a partir de la infraestructura, la oferta de servicios financieros, educativos, etc., mano de obra calificada, entre otros factores[4].

Sin embargo, el único gran cambio que ha dado a la humanidad su carácter especial entre los seres vivos ha sido la agricultura. Una revolución agrícola efectuada entre los años 10.000 y 4.000 antes de Cristo, cristalizó la vida sedentaria del humano. De allí devino la ciudad. La ciudad ha dependido desde ese momento de los cambios en la relación del hombre con la tierra. La transición de la caza y la recolección de alimentos hacia la producción sistemática mediante la siembra de granos y vegetales y la domesticación de animales, marcó el inicio de las sucesivas civilizaciones y periodos en la historia. En definitiva, la relación del hombre con la agricultura es el gran mito fundacional de la vida en sociedad del ser humano. Este ensayo procura detenerse en ese pequeño pero trascendente aspecto de la humanidad, que en la actualidad, dada la emergencia del nuevo paradigma societal, queda empañado y definido como atrasado, cuando en realidad es la vanguardia de los cambios estructurales de la humanidad.

La revolución agrícola resultaría un argumento fuerte para sostener la importancia del sector rural para la humanidad y sus procesos históricos, pero ello no pasaría de ser un recurso retórico de no ser por los desarrollos del capitalismo en la modernidad. El propósito central del ensayo es situar la discusión de la problemática rural en una perspectiva histórica amplia inmersa en el capitalismo. De esa manera lo rural no será visto aquí dentro de la lógica del desarrollo y el progreso que asume lo rural como atrasado y lo industrial y los servicios como adelantados. Más bien este ensayo articula de forma complementaria lo rural a los procesos de mundialización del capital, de generación de conocimientos e innovaciones, de mutaciones institucionales, y en general los procesos de cambios estructural dados por el proceso de globalización.

Situar el problema rural y la agricultura en relación a los desarrollos del capitalismo en la modernidad permite no solo especificar su roll estratégico en la globalización, sino también identificar su devenir histórico que explica el espacio dado al mismo dentro de la civilización occidental en su proceso de integración internacional. En ese sentido el desarrollo de la agricultura en el capitalismo revela tres periodos generales y ocho variables socioeconómicas fundamentalmente occidentales; 1. campesino, 2. comercio, 3. estado, 4. capital, 5. propiedad privada, 6. hambre / pobreza, 7.violencia, 8. tierra. Las miraremos una a una a través de tres periodos para analizar su contribución gradual al estatuto del espacio rural y agrario en la globalización.

La primera parte este ensayo aborda el espacio de lo rural en los inicios del capitalismo. Posteriormente esboza una explicación en las transformaciones internas del capitalismo hacia un modelo de intervención estatal en la economía propia del estado de bienestar y del ISI en el caso latinoamericano, proceso que resulta en la Revolución Verde. Como tercer punto el análisis avanza hacia la definición de la nueva economía de la globalización y sitúa la agricultura en el espacio de la sociedad informacional y los avances tecnológicos. Finalmente explica la nueva ruralidad esbozada por Rocío Silva Perez, demostrando que esa nueva ruralidad multifuncional de la globalización es el resultado de los procesos históricos explicados en las tres primeras partes.

Lo rural en el inicio del desarrollo capitalista: siglos XVII a XIX.

Las transformaciones en la estructura de la tierra han sido definitivas del proceso histórico capitalista. Incluso su origen se sitúa en los cerramientos de tierras colectivas y comunales en Inglaterra o enclosures. El sentido de la tierra cambia cuando a partir de 1580 aproximadamente se da en Inglaterra un boom en el mercado de la tierra no conocido antes. Las tierras comunales, que en el régimen feudal servían a intereses varios y eran de libre acceso, comienzan a ser privatizadas para incrementar la producción de lana y los arriendos entre otros[5]. Con la lana inicia el periodo de la temprana revolución industrial. La introducción del telar en la ciudad y la demanda de materias primas presionan la espontánea y violenta instauración de cerramientos o enclosures.Estas prácticas fueron adelantadas entre los siglos XVI y XVIII por parte de una elite aristocrática rural y en muchas ocasiones campesinos de menos jerarquía social. Fundamentalmente desde el sector privado. “La clave de la situación inglesa es que la vida comercial, lo mismo en la ciudad que en campo, durante los siglos XVI y XVII se desarrolló en gran parte, aunque no enteramente, en oposición a la Corona”[6]. El estado absolutista de la época presionó la conservación del statu quo. Su legislación estaba orientada a mantener altos subsidios a la permanencia en el campo frente a la obligación y la tentación de migrar la ciudad. Lo que condujo a la indigencia del mismo campesino. La legislación Speenhamland interfería por parte del Rey los derechos de propiedad de los señores rurales y los radicales de capas bajas[7]. Solamente con una oposición radical se solucionó el problema. La rebelión y la guerra civil limpiaron el camino para el ensanchamiento y la racionalización de los espacios rurales: Carlos I de Inglaterra es decapitado.

Sin embargo cabe destacar que la presión creada en el desmoronamiento de la sociedad feudal anterior al capitalismo, no se da en términos endógenos en las áreas rurales. Lo que se puede apreciar en el proceso es la simbiosis profunda de la relación campo-ciudad. En esa relación aparecen los que median entre los dos espacios tradicionalmente opuestos: los comerciantes. Son esos últimos los encargados crear una conexión que presionará y agudizará los conflictos en el cambio de la estructura. La consolidación de espacios urbanos construyó los mercados para los productos agrícolas, y es esta necesidad la que presiona el movimiento violento de los cerramientos.

No se trata de un comercio local exitoso. La particularidad de estos procesos de cambio se encuentra en que son economías externas las que desarrollan el capitalismo. El origen del capital es en gran parte exterior, incluso al punto de lo que señala Carlos Marx como acumulación primitiva que tiene origen en el régimen colonial. La primera integración facilitada por los adelantos técnicos en navegación “proporcionó mercados á las nacientes manufacturas, cuya facilidad de acumulación se duplicó merced al monopolio del mercado en las colonias”[8]. Más específicamente, el caso de Inglaterra está marcado por las conexiones comerciales establecidas con la región de la actual Holanda y los Países bajos.

El análisis de Karl Polanyí es revelador en ese sentido. Él afirma que “la enseñanza ortodoxa partía de la propensión del individuo al trueque, de donde se deducía la necesidad de mercados locales, así como la división del trabajo. De todo ello se concluía la necesidad del comercio, hasta llegar al comercio exterior del que forma parte el comercio a larga distancia. Pero sí tenemos en cuenta las investigaciones actuales nos veremos obligados a invertir el orden del razonamiento: el verdadero punto de partida es le comercio a larga distancia, resultado de la localización geográfica de los bienes y de la división del trabajo nacida de esta localización”[9]. Además de demostrar que el comercio de mercancías como el trabajo, la tierra y el dinero son ficticias, Polanyí acentúa esa transformación que construye la sociedad del siglo XIX -en sus palabras- en el importante influjo del comercio trasnacional. Y esta es una constante que acompaña en la actualidad el proceso de globalización.

Sí se tiene en cuenta la lógica de desarrollo expuesta por Polanyí es posible articular a este análisis los ciclos históricos de dominación del comercio internacional. Ello evidencia que de todas maneras que las repercusiones locales del proceso de mundialización de la economía está marcado por el ascenso de la economía inglesa al dominio de los mares y el comercio. Según Peter Taylor, en los ciclos largos de la política global se inscriben cinco grandes periodos, comenzando en el siglo XV con Portugal, XVI los Países Bajos, XVII y XVIII-XIX Gran Bretaña y XX EE.UU. Los ciclos se caracterizan por involucrar tres constantes históricas: la capacidad material, las ideas y las instituciones. En el primer ciclo, el de Portugal la institución clave es le Tratado de Tordecillas; los Países Bajos en el XVI legitiman el Mare liberum; los dos siglos de Gran Bretaña son sobre el dominio del mar y el libre comercio; y finalmente el siglo XX bajo el dominio de EE.UU. y la Unión Soviética[10].

En consecuencia tenemos que en sus orígenes el capitalismo -que hoy reclamamos global- mantiene ciertas características y similitudes con el periodo actual. Las consecuencias del libre comercio y del paradigma del mare liberum, instituido desde el siglo XVII por los Países Bajos, son las transformaciones del espacio rural ingles explicadas al inicio. Esa transformación a su vez hará de Inglaterra la cuna del capitalismo y el liberalismo económico, construyendo la sociedad decimonónica sobre el dominio de Gran Bretaña sobre el Mar y el libre comercio.

Por su parte el papel jugado por el Estado absolutista evidenció ante estos cambios su crisis y derrumbamiento. Para el caso ingles la dinastía Tudor se dedicó a la protección del campesinado ante el embate de las transformaciones que trajo consigo el comercio internacional y la industrialización. Esa protección le costó enemistades con el sector de la elite rural, vanguardia del enclosure. La concepción de Estado absolutista se tornó anacrónica ante los cambios y el desenlace fue la guerra civil y la cabeza de Carlos I de Inglaterra. Algo similar parece ocurrir hoy con el estado nacional el cual pierde relevancia y se muestra contradictorio a los intereses privados altamente localizados en ciudades región.

La protección del estado al campesino, mediante las leyes Speenhamland, solo evidencia la precaria situación a la que se vieron enfrentados los pequeños campesinos que se negaron a asumir los retos de las transformaciones que les impuso el capitalismo. Su precarización, desplazamiento, desempleo, pero sobre todo su no lugar en el espacio rural marcó su destino hasta nuestros días, en los que persiste el deterioro de su condición socioeconómica.

El proceso de transformación aludido encuentra asidero en la lógica marxista del materialismo histórico. El comercio internacional modifica las estructuras agrarias y sociales internas de Inglaterra. Caen las relaciones feudales de señor/vasallo/tierra y asciende el capitalismo con sus relaciones capitalista/proletario/propiedad privada. Ello le vale a Marx para afirmar que “ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas de productivas que caben dentro de ella, y jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua”[11]. Esa es una importante observación de los cambios sucedidos hasta el momento en Europa. Con lo que no contaba Marx es con lo que señaló Schumpeter acerca de la capacidad del capitalismo de reciclarse a sí mismo. El proceso de destrucción creadora específica la dinámica que posee el capitalismo de cambio y transformación de sus estructuras económico-sociales dentro de sus propios parámetros. En este sentido Schumpeter expresa que la especificidad del capitalismo radica en una capacidad constante de transformación e innovación de “bienes de consumo, de nueva métodos de producción y transporte, de nuevos mercados, de nuevas formas de organización industrial que crea la empresa capitalista”[12].

La observación de Schumpeter le sirve a Erik Hobsbawm para describir la tesis de la crisis de Inglaterra desde 1873. Desde ese momento la sociedad del siglo XIX de Polanyí comienza a decaer, o más bien a transformarse en los términos que señala Schumpeter. Las nuevas transformaciones de bienes de consumo, métodos de producción, transporte y nuevos mercados que crea la empresa capitalista dan origen a la segunda revolución industrial. Esa segunda revolución agrega al panorama del capitalismo el ascenso de naciones como EE.UU, Alemania y Rusia que avanzan fuertemente en su desarrollo[13]. El orden internacional es alterado por las nuevas potencias. El ascenso de la Unión Soviética y la crisis de los años treinta configuraran un nuevo orden mundial centrado en la acción del Estado nacional. Ello se reflejará en un relativo auge del sector agrícola y rural propiciado por políticas oficiales de apoyo al sector.

Lo rural en la crisis del desarrollo capitalista: siglo XX y Revolución Verde.

El ascenso de Estados Unidos, la Unión Soviética y las naciones tardíamente industrializadas configuraran un nuevo panorama para el sector rural en el siglo XX. La Depresión de la economía norteamericana y la Guerra Fría definieron el marco de acción de las relaciones entre la ciudad y el campo. Desde la Nueva Economía Política NEP en la Unión Soviética hasta la adopción de la política del Nuevo Trato, que finalmente enfrentó la crisis del 30, se construyó una nueva conciencia de lo rural: Un Estado intervensionista y la construcción de un andamiaje internacional de asistencia y reconstrucción posterior a la Segunda Guerra Mundial.

La intervención del estado en la agricultura concebida desde la política del Nuevo Trato de Rooswelt se desarrolló en respuesta y reacción a la creencia del presidente Hoover de que “el remedio para la depresión económica no consistía en la intervención gubernamental, sino en la cooperación voluntaria de la industria y las comunidades locales y en lo que con anterioridad había denominado <>”[14]. Los principales puntos del Nuevo Trato se centraron en la recuperación del sector agrícola y el sector industrial. El primero con la Ley de ajuste Agrícola (1933) intentó elevar los precios agrícolas recortando la producción”[15]. Sin embargo más allá de la misma ley lo que se configura con el auge del estado de bienestar es la intervención del estado en las cuestiones agrícolas a través de subsidios a la producción.

El periodo de Guerra Fría instituirá un clima de competencia entre los dos sistemas enfrentados que llevará al diseño no solo de la política de contención en sus aspectos militares. El enfrentamiento que dividió el mundo en tres espacios sencillos: los tuyos, los míos y los que están por quistar, propició la creación de múltiples programas e instituciones de ayuda multilateral y bilateral. Ayuda orientada al desarrollo económico. Tal como los economistas del desarrollo lo observaron del círculo de la pobreza solo se salía con un big push o gran impulso. Ese impulso era menester del estado. El Estado que en la transformación anterior hacia el capitalismo resultó derrotado, en este nuevo periodo cobra importancia, pues el orden internacional y los antecedentes de la Depresión así se lo exigen.

El hambre y la pobreza están ligadas en el problema del desarrollo, y eso se relaciona con el problema de la productividad agraria. Desde ese presupuesto el desarrollo de la economía del desarrollo postula sus teorías. Economistas como Rostow, Nurkse o Hirshman, pensaron que todos los países atravesaban por una sucesión lineal de estadios en su transición a la modernidad (Rostow), adicionalmente que “predicaban que un país escaparía del “circulo vicioso de la pobreza” solamente a través de la aplicación concentrada de capital a un amplio rango de industrias” (Nurkse), y finalmente que era necesario una serie de “eslabonamientos hacia delante y hacia atrás para racionalizar el proceso de industrialización” (Hirshman)[16]. Finalmente, como afirma Arturo Escobar, “todas estas concepciones encontraron pronto un lugar en la voluminosa bibliografía producida por Naciones Unidas”[17]. Naciones Unidas a través de FAO aportará al desarrollo de la agricultura en la Revolución Verde.

También se vio reflejado el desarrollismo en lo que Consuelo Uribe Mallarino llama “El edificio Institucional del desarrollo”, que está conformado por las diferentes agencias de cooperación internacional de las Naciones Unidas –con sus diferentes énfasis- y las agencias de cooperación bilaterales de los países desarrollados (USAID Norteamericana, GTZ Alemana, DFID Británico, entre otras)[18]. Estos conceptos se replantearon en la década de los setenta dados los deterioros ambientales que causaron.

La intervención del Estado en la economía de la agricultura de los Estados Unidos resultó exitosa y produjo rebosantes excedentes. Pero el estado norteamericano no fue el único que intervino en su economía interna. En América Latina el Modelo Cepalino de industrialización por sustitución de importaciones promovió importantes esfuerzos de programas de extensión agrícola. La extensión agrícola estuvo marcada por un flujo de asistencia técnica que fue generado principalmente por las dos condiciones expuestas arriba. El resultado fue la llamada Revolución verde.

Una reconstrucción histórica de la Revolución Verde muestra cuatro protagonistas importantes[19]:

Gobiernos locales y nacionales del tercer mundo: Transferencia y difusión de tecnología a través de Ministerios de agricultura y alimentos.

Agencias multilaterales y bilaterales de ayuda: USAID, Fundación Ford, Fundación Rockefeller, Banco Mundial.

Instituciones internacionales de investigación en agricultura: IRRI Internacional Rice Institute. Asia Manila. CGIAR o Grupo Consultivo en investigaciones en Agricultura, el cual estuvo patrocinado por Ford, Rockefeller, FAO, PNUD, entre otros.

Campesinos del Tercer Mundo.

Una de las conclusiones principales de este periodo es que el sector público y el sector público no estatal sin ánimo de lucro participan a fondo en el proceso de desarrollo de la agricultura y la producción pecuaria. Y adicionalmente que “los centros internacionales de Investigación Agrícola pusieron de inmediata disposición de los países en vías de desarrollo (las) nuevas cepas y se produjo un magnífico ejemplo de investigación internacional y ciencia agrícola aplicada”[20]. Contrario al pretendido monopolio de semillas y variedades que en la actualidad desean las multinacionales de alimentos.

La Revolución Verde inició aproximadamente en 1954 y se refiere a los cambios en la tecnología de la agricultura experimentados en algunos países del Tercer Mundo. Como resultado de esos cambios se incrementó la producción de cereales básicos como el maíz y el arroz. La revolución verde involucró el uso de semillas altamente productivas y el manejo de un paquete de herramientas y prácticas como:

i. Uso de fertilizantes químicos.
ii. Tractores. Todo ello reemplazó la agricultura
iii. Pesticidas. tradicional basada en una agricultura
iv. Trilladoras mecánicas. de subsistencia, que usaba energía
v. Bombas eléctricas. animal y dependía de las lluvias
vi. Sistemas de riego. como sistema de irrigación.
vii. Producción para el mercado.

La mayoría de naciones del tercer Mundo
se vieron presionadas por el Banco Mundial
para introducir el nuevo paquete tecnológico.

Ello acentúo las relaciones de dependencia entre los países industrializados y los que se encontraban en vía de desarrollo. Así mismo generó el intercambio desigual en la economía internacional. En general la Revolución Verde significó el cambio de paradigma tecnológico que reemplazó la economía de subsistencia en el tercer mundo por una economía orientada a la producción para el mercado.

Con todo y Revolución Verde el problema global del hambre persista hasta nuestros días. La preocupación de Malthus esbozada desde 1798 en el Ensayo sobre la población continúa en la actualidad. Dicho ensayo centró el análisis de la producción agrícola en relación con el número de personas por alimentar. El asunto es “que el poder de la población es indefinidamente mayor que el poder de la tierra para producir subsistencia para el hombre”[21], es decir alimentos y en general proteínas para su bienestar. Y adicional a ello las diferencias en la producción son abismales entre continentes. Por un lado un campesino promedio de África produce 600 kilos por año, mientras que un granjero norteamericano 80.000 kilos por año.

Sí se mira la agricultura en relación al problema del hambre la solución parece estar en la genética. La emergencia de recientes desarrollos tecnológicos en la biología termina de configurar los espacios que lo rural construyó en la modernidad de la mano del capitalismo.

Lo rural en el desarrollo capitalista informacional: siglo XX y Revolución genética.

En la fase posfordista del capitalismo el conocimiento se convirtió en el factor más importante de producción. La agricultura en periodos anteriores como hemos señalado dependió en un principio del comercio internacional y la creación de los primeros capitales que originaron el capitalismo; posteriormente con la crisis del capitalismo salvaje la agricultura pasó a depender del impulso de organizaciones públicas estatales y no estatales sin ánimo de lucro, dando como resultado la llamada Revolución Verde. En la actualidad el impulso de la economía mundial, construida paralelamente al desarrollo de la agricultura, centra su desarrollo en todas las variables anteriores, con algunos cambios, sobre todo en el conocimiento.

La llamada nueva economía está caracterizada por la producción flexible y el libre movimiento de capitales a escala global y además por:

Capitalismo financiero.
Intensificación del libre comercio.
Emergencia de nuevos mercados.
Fortalecimiento de nuevos y viejos actores. FMI, Banco Mundial. Autoridades en el tercer mundo.
Sociedad en red que define la nueva geografía.

El reciente paradigma de organización de la producción en el capitalismo contrasta con el inmediatamente anterior, fundamentalmente en el descenso de la inversión pública y pública no estatal en los asuntos de la agricultura desde 1980 cuando los países del Tercer Mundo mejoraron sus sistemas productivos y el fin de la Guerra Fría cesó la transferencia de ayuda. Estados Unidos da un impulso a sus exportaciones cerealeras a raíz de la crisis de los anos setenta. “Como consecuencia la ayuda alimentaria provista anteriormente por el programa PL 480 fue sustituida por exportaciones de cereales”[22]. Las políticas neoliberales redujeron los organismos de extensión agrícola y sus competencias, removieron barreras arancelarias y se redujeron los subsidios agropecuarios en gran parte del Tercer Mundo.

Desde entonces reina la idea de que el mercado permite un mejor desarrollo tecnológico. John Block secretario de agricultura de Reagan afirmó en 1986 que el empuje por parte de algunos países en vías de desarrollo de ser más autosuficientes en materia alimentaria es reminiscente de épocas pasadas. Estos países podrían ahorrar más dinero importando más alimentos de Estados Unidos. Los Estados Unidos han utilizado al Banco Mundial para sostener esta política, han incluso obligado a países a desmantelar sus programas de apoyo agropecuario como condición necesaria para la obtención de préstamos, tal como fuera el caso del apoyo que daba el gobierno de Marruecos a sus agricultores”[23] Frente a ello el sector privado emerge en forma de Corporaciones Multinacionales como Monsanto y Syngenta, las cuales desempeñan un roll en la innovación y difusión de la biotecnología en la agricultura relacionada con la revolución genética[24].

Al igual que en los primeros momentos del capitalismo los cambios socioeconómicos y tecnológicos de la actualidad están condicionados por las lógicas y fuerzas globales sobre la propiedad privada, las fuerzas del mercado, las finanzas globales y una reducida regulación internacional. Esta lógica de participación del sector privado corporativo en la agricultura difunde una lógica de producción orientada a incrementar el valor de las acciones de las compañías trasnacionales y no apuntan a resolver el problema del hambre y la desnutrición en el mundo[25]. Así mismo las preferencias del consumidor urbano resultan más importantes que la situación socioeconómica del campesino, agudizando su crisis y extinguiéndolo como grupo social. Nada más la tendencia de los países desarrollados de poseer una escasa población ocupada en la agricultura[26]:

EE.UU. 3%;
Alemania 4.8%;
Reino Unido 2.1%;
Francia 6.7%;
Japón 8%.

El sector privado en forma de Corporaciones multinacionales incrementa sus inversiones en agricultura en épocas recientes al punto de que seis compañías de biotecnología gastaron más del 75% de las inversiones realizadas en el sector. El protagonismo de estas organizaciones se evidencia cuando sus presupuestos son enfrentados a los presupuestos públicos. Nada más en 1998 16 centros de internacionales de investigación sumaron juntos un presupuesto de 345 millones de dólares, mientras que una sola corporación registra un billón de dólares por año[27].

Esa desmedida inversión del sector público corporativo ha sido resultado de una política deliberada de auspicio a la empresa privada. El levantamiento de las barreras comerciales a los comodities desde 1995 favoreció dichas inversiones. Igualmente la liberación de la propiedad intelectual, avances en la biología molecular, los derechos de patentes y los acuerdos TRIPS de la organización mundial del comercio prestó mayor apoyo a los grandes inversionistas antes que a los pequeños productores[28]. El hito histórico que marca el inicio de esta tendencia fue dado en el caso Diamond/Chakravarty sobre la patente de una bacteria de aceite comestible. La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos sentenció que “todo bajones sol hecho por el hombre es patentable”[29].

También debe tenerse en cuenta en esa trayectoria los desarrollos tecnológicos y científicos de la biología moderna. Desde Mendel en 1900, cuando se formulan las bases genéticas de la herencia, pasando por la identificación del ADN como portador de la información genética en 1938 y el diseño del modelo de estructura de helice en 1953 por James Watson. Finalmente Stanley Cohen y Herbert Boyer quienes en 1973 inician experimentos de recombinación del ADN. Estos últimos experimentos permitieron la formulación de técnicas para la combinación de información del ADN y su transferencia de un organismo a otro. Sin embargo su verdadera importancia se da sólo hasta 1980 con su importancia comercial[30].

La nueva ruralidad: la actualidad resultado del desarrollo de la agricultura en la era global capitalista.

Las tendencias generales de la globalización como la mundialización de la economía y su terciarización, la apertura de los mercados a la competencia internacional, el declive del Keynesianismo económico, la potenciación de agricultura biotecnológicas la sociedad el ocio y la preocupación por el medio ambiente son todas herencias económicas y políticas del desarrollo capitalista. Esas fuerzas abren nuevas formas de entender lo rural. Rocío Silva Pérez define la nueva ruralidad dentro de una multifuncionalidad de los espacios rurales. Es decir que la idea de rural = agricultura, dados los procesos de cambio estructural, es obsoleta. Afirma que en la actualidad existen dos modelos de agricultura: una comercial competitiva bien conectada con el comercio internacional y un modelo alternativo respetuoso del medio ambiente y especializado en productos de calidad.

En cuanto América Latina los impactos del proceso de globalización estarían generando una amplia exclusión social. La intensificación del capital sobre el agro redunda en:

Difusión creciente del trabajo asalariado
Precarización del empleo rural.
Multiocupación.
Expulsión de pequeños y medianos productores.
Continuas migraciones campo-ciudad.
Creciente orientación de la producción hacia mercados.
Articulación de productores agrarios a complejas agroindustrias trasnacionales.
Conformación del Pool de siembra (modalidad contractual en la producción agrícola).

Y por el otro lado:

Mayor concentración de la tierra, y consolidación de un nuevo latifundismo relacionado con el capital financiero.
Mayor concentración del capital en sectores del sistema agroalimentario.
Provisión de nuevos insumos y tecnologías agrícolas.
Integración vertical a complejos agroindustriales.

La multiocupación y multifuncionalidad son efectos predominantes en Europa antes que en el Tercer Mundo. En Europa lo que ha cambiado con dicha multifuncionalidad, generada por los procesos de globalización, son los usos del suelo de los espacios rurales. Rocío Pérez señala que aunque en la ruralidad siguen haciendo presencia la agricultura y la ganadería otros espacios se han ido configurando como espacios protegidos por su valor medioambiental, o por el incremento de áreas de invernadero o simplemente la urbanización[31].

En realidad la clasificación de Pérez para Europa define tres espacios: los emergentes, los acomodaticios y los rezagados. Entre ellos las diferencias se encuentran a partir de la evaluación de la disposición de recursos y su adecuación a lógicas dominantes y la capacidad de movilización de dichos recursos. América Latina encontraría algún nivel de identificación entre esos espacios haciendo un ajuste en las dimensiones y proporciones de cada uno de ellos.

BIBLIOGRAFIA

1. Borja, Jordi Manuel Castells. Local y Global: La gestión de las ciudades en la era de la información, Madrid, Taurus. UNCHS, 1997.

2. Caravaca, Inmaculada, Los nuevos espacios emergentes. Universidad de Sevilla.

3. Escobar, Arturo, La invención del Tercer: construcción y deconstrucción del desarrollo, Barcelona, Buenos Aires, Norma, 1998.

4. Hobsbawm, Eric, La era del imperio 1875-1914, Barcelona, Labor Universitaria, 1990.

5. Jones, Maldwyn, Historia de Estados Unidos: 1607-1992, Madrid, Ed. Cátedra, 1996.

6. Kennedy, Paul, Hacia le Siglo XXI, Barcelona, Ed. Plaza y Janes, 1993.

7. Marx, Carlos, El Capital, (sección 8), Valencia, Sempere y Cia.

8. ___________, Prologo de la contribución a la crítica de la economía política.

9. Mendez, Ricardo, Geografía económica: la lógica espacial del capitalismo global, Barcelona, Ariel, 1997.

10. Moore, Barrington, Los orígenes sociales de la dictadura y de la democracia: el señor y el campesino en la formación del mundo moderno, Barcelona, Península, 1973.

Parayil, Govindan, Mapping technological trajectories of the Green Revolution and the Gene Revolution from modernization to globalization Information and Communications Management Programme, Faculty of Arts and Social Sciences,
AS3 #04-16, National University of Singapore, Singapore 117570, Singapore

13. Polanyí, Karl, La gran transformación: crítica del liberalismo económico, Madrid, La Piqueta, 1997.

14. Schumpeter, Joseph, Capitalismo, socialismo y democracia, Aguilar, Madrid. 1971.

15. Silva, Pérez Rocio, Estrategias de inserción de las áreas rurales en la economía mundial.

16. Taylor, Peter J, Geografía política : economía mundo, estado-nación y localidad, Madrid, Trama, 1994.

17. Teubal, Miguel, Globalización y nueva ruralidad en América Latina,.

18. Uribe, Mallarino Consuelo, “Desarrollo social y Bienestar”. Universitas Humanisticas. Año XXXI. (Julio-Dic. 2004). pp. 14-15.

[1] Jordi Borja, Manuel Castells. Local y Global: La gestion de las ciudades en la era de la información, Madrid, Taurus. UNCHS, 1997, p. 22.
[2] Jordi Borja, Manuel Castells. Local y Global: La gestion de las ciudades en la era de la información, p. 11.
[3] Inmaculada Caravaca. Los nuevos espacios emergentes. Universidad de Sevilla.
[4] Ricardo Mendez. Geografía económica : la lógica espacial del capitalismo global, Barcelona, Ariel, 1997.
[5] Barrington Moore. Los orígenes sociales de la dictadura y de la democracia : el señor y el campesino en la formación del mundo moderno, Barcelona, Península, 1973.
[6] Moore, Los orígenes sociales de la dictadura y la democracia, p. 18.
[7] Moore, Los orígenes sociales de la dictadura y la democracia, p. 25.
[8] Carlos Marx, El Capital, (sección 8), Valencia, Sempere y Cia, p.252.
[9] Karl Polanyí, La gran transformación : crítica del liberalismo económico, Madrid, La Piqueta, 1997, p. 107.
[10] Taylor, Peter J, Geografía política : economía mundo, estado-nación y localidad, Madrid, Trama, 1994.
[11] Carlos Marx. Prologo de la contribución a la crítica de la economía política, p. 348.
[12] Joseph Schumpeter, Capitalismo, socialismo y democracia, Aguilar, Madrid. 1971, p. 120.
[13] Eric Hobsbawm, La era del imperio 1875-1914, Barcelona, Labor Universitaria, 1990, p. 35.
[14] Maldwyn Jones. Historia de Estados Unidos: 1607-1992, Madrid, Ed. Cátedra, 1996, p. 419.
[15] Maldwyn Jones. Historia de Estados Unidos: 1607-1992, p. 423.
[16] Arturo Escobar, La invención del Tercer: construcción y deconstrucción del desarrollo, Barcelona, Buenos Aires, Norma, 1998, p.152.
[17] Escobar, La invención del Tercer Mundo: construcción y deconstrucción del desarrollo, p.152
[18] Consuelo Uribe Mallarino, “Desarrollo social y Bienestar”. Universitas Humanisticas. Año XXXI. (Julio-Dic. 2004). pp. 14-15.
[19] Govindan Parayil. Mapping technological trajectories of the Green Revolution and the Gene Revolution from modernization to globalization Information and Communications Management Programme, Faculty of Arts and Social Sciences,
AS3 #04-16, National University of Singapore, Singapore 117570, Singapore
[20] Paul Kennedy, Hacia le Siglo XXI, Barcelona, Ed. Plaza y Janes, 1993. p. 102.
[21] Citado por Paul Kennedy en Hacia el Siglo XXI, p. 17.
[22] Miguel Teubal, Globalización y nueva ruralidad en América Latina, p. 47.
[23] Teubal, Globalización y nueva ruralidad en América Latina.
[24] Govindan Parayil. Mapping technological trajectories of the Green Revolution and the Gene Revolution from modernization to globalization
[25] Govindan Parayil. Mapping technological trajectories of the Green Revolution and the Gene Revolution from modernization to globalization
[26] [26] Citado por Paul Kennedy en Hacia el Siglo XXI, p. 114.
[27] Govindan Parayil. Mapping technological trajectories of the Green Revolution and the Gene Revolution from modernization to globalization
[28] Govindan Parayil. Mapping technological trajectories of the Green Revolution and the Gene Revolution from modernization to globalization
[29] Govindan Parayil. Mapping technological trajectories of the Green Revolution and the Gene Revolution from modernization to globalization
[30] Govindan Parayil. Mapping technological trajectories of the Green Revolution and the Gene Revolution from modernization to globalization
[31] Rocío Silva Pérez. Estrategias de inserción de las áreas rurales en la economía mundial.

Sistema de partidos en Colombia:

Por Giancarlo Salazar Caicedo.

Los analistas políticos aseguran que en Colombia no existe un sistema de partidos pluripartidista, sino una lista de nombres y organización políticas particulares y patrimoniales. Con cerca de sesenta partidos políticos, el sistema electoral y de gobierno colombiano queda maniatado al depender de una democracia excesivamente atomizada, atrofiando la gobernabilidad que posibilita las reformas estructurales. Se afirma que esta situación tiene al Estado sumido en una profunda crisis de gobernabilidad y de representación. Politólogos como Fernando Cepeda o Fernando Giraldo proponen la reducción drástica del número de partidos del escenario político, además de democracia interna de los mismos, entre otras.

Desde una perspectiva histórica es posible identificar dos hechos históricos que pueden descifrar el origen de esta situación política: la constituyente de 1991 y el plebiscito de 1957. Estas dos grandes consultas del siglo XX colombiano representan dos extremos virajes en el sistema. Ambas refrendadas por la democracia y la sabiduría popular.

Sí hoy en Colombia existe un numero exagerado de partidos y movimientos políticos es debido a un aliento desaforado de la década de los años ochenta por terminar las costumbres políticas creadas con el periodo del Frente Nacional. Fernando Cepeda “argumenta que bajo la Constitución de 1991 se pretendía institucionalizar los partidos políticos y propiciar un sistema pluripartidista, a fin de modificar la rígida estructura bipartidista”[1].

Esa estructura bipartidista cerrada a terceras opciones o vías políticas representó la más importante tarea de la convocatoria a la Asamblea Esta fue sin duda “la invocación a institucionalizar mecanismos que profundizaran la democracia y le dieran contenido diferente”[2].

Además del referendo, el plebiscito, la consulta popular, el cabildo abierto, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato, el espíritu reformista del constituyente de 1991, introdujo por primera vez en la historia de las constituciones de la nación la materia concerniente a los partidos y movimientos políticos[3]. Lo hizo “como una manera de dar eficacia a los derechos y libertades, facilitar la acción proselitista y el ejercicio de la oposición”. Lo que estaba detrás era la tirria a las tradiciones políticas del frente nacional. Entre ellas el desagradable hecho histórico de la elección de Misael Pastrana B en 1970.

La repulsión al sistema bipartidista y la alternancia política inspiró los nuevos requisitos para la institucionalización de nuevas organizaciones. Con 50.000 firmas o votos se garantizaba la personería jurídica de un llamado partido político. Requisitos blandos que originaron una confusión entre minoría política y sistema multipartidista, y que sobre todo llevaron a crecer el número de partidos políticos hasta cerca de sesenta en la actualidad.

Pero, ¿de donde brotó ese odio al sistema bipartidista? La tendencia es a culpar a los políticos chanchulleros y clientelistas. La realidad histórica es que la masa de electores tiene una importante cuota de responsabilidad. El plebiscito del 1ro de diciembre de 1957 obligó la exclusión de terceras opciones diferentes a los partidos tradicionales liberal y conservador. Y eso fue un plebiscito.

La Violencia interpartidista que alcanzaba niveles sorprendentes en al época, sumado a la amenaza de la prolongación del régimen militar en cabeza del General Rojas Pinilla, obligaron a los dirigentes de los partidos conservador y Liberal a zanjar las diferencias y acordar un pacto político por la paridad en la repartición política del Estado. Alberto Lleras y Laureano Gómez, ante la “determinación inmodificable” de prolongar el periodo del General Rojas hasta 1962, entendieron más que nunca que su supervivencia dependía de la alianza[4].

Se convocó un plebiscito que consultó, además del voto femenino, la conveniencia de excluir de las elecciones terceras fuerzas diferentes a los partidos Conservador y Liberal.

“Para mediados de los años cincuenta los dirigentes de los partidos estaban concientes de que la intransigencia mutua había sido la causa más importante de la inesperada y letal espiral de violencia…”[5].

Con todo, el problema no consiste en los números. El asunto refiere principalmente las ideologías o las posturas políticas alrededor de los problemas nacionales. Dichas ideologías o posturas no parecen existir. Esta situación es heredada también del periodo frentenacionalista. Algo se vislumbra en la actualidad con la polarización traída por el fenómeno Uribe, y la consecuente organización de la izquierda democrática o PDI.

Con todo la tesis si incorpora en el análisis algunos elementos de la segunda tesis. Entre ellos se encuentra el arraigo partidista que atraviesa el siglo XX en Colombia, así como la regionalización de las fuerzas partidistas. También reconoce a los partidos políticos como agentes canalizadores de la violencia. Todo esto para intentar explicar en conjunto que el Frente Nacional es fruto de la violencia, y que la violencia es fruto de las desigualdades sociales y políticas del país. Por tanto el origen del conflicto colombiano se halla en las desigualdades sociales, económicas y políticas.

Francisco Leal Buitrago dice que “uno es liberal o conservador como uno es católico o colombiano –por nacimiento-. Uno ni siquiera considera no ser liberal o conservador, de la misma manera que uno nunca consideraría no ser católico o colombiano por un simple acto volitivo”[6]. Este es el primero de los argumentos que apuntan a descifrar que el Frente es una reconciliación política no solo de una clase dirigente sino de todo un pueblo, el cual refrendo su voluntad en el plebiscito del 57.

[1] Fernando Giraldo. Sistema de Partidos Políticos en Colombia. Centro Editorial Javeriano CEJA. Bogotá. 2003. P 19.
[2] Diego Uribe Vargas. La Constitución de 1991 y el ideario liberal. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá. 1992. p. 131.
[3] Diego Uribe Vargas. La Constitución de 1991… p 135.
[4] Harltlyn, Jonathan. La política del régimen de coalición Pag 82-83.
[5] Hartlyn, Jonathan. La política del régimen de coalición Pag 79.
[6] Hartlyn, Jonathan. La política del régimen de coalición. Pag. 39.

El Constitucional del Chocó 1835-1837: ahora digital.

Digitalizado en su totalidad uno de los primeros periódicos editados y publicados en la ciudad de Quibdó, en el Chocó biogeográfico, Colombia. Proximamente en la sitio web del CEDCA.

Este periódico oficial vió la luz del Pacífico el 3 de septiermbre de 1835, y durante dos años todos los jueves se publicó un numero.

El CEDCA se complace en anunciar la primera hemeroteca histórica de las culturas afrocolombianas. Los próximos periódicos a digitalizar serán los siguientes:

El Zancudo de 1876; El Montaráz de Barbacoas publicado en 1878; El Atratense de 1880 en Quibdó; La Antorcha de 1890; El Ciudadano de Barbacoas en 1883; La Situación de 1894 en Quibdó; entre otros más antiguos y valiosos para la historia de los pueblos afrocolombianos.

Amenaza de genocidio en Zimbabwe

Procedente de China intentó ingresar al continente africano un barco cargado con arsenal militar para Zimbabwe. Los trabajadores sindicalistas de los puertos de Suráfrica se negaron a descargar la nave. La iglesia y ong´s temen que el arsenal sea utilizado para garantizar resultados políticos en las próximas elecciones, que corresponde a la segunda vuelta.
La esperanza africana de una nueva era en las relaciones internacionales con China como promotor del cambio, está haciendo agua. África se quedará esperando de China la promesa de relaciones simétricas, justas y de ganar-ganar. Lo que importa es el desarrollo. Por hacer dinero, aún siendo chino el ser humano, pasará por alto lo que ocurra en Darfur, Kenya y ahora Zimbabwe. Ya son varios casos en las relaciones internacionales en los que China ha demostrado ser igual o peor que los históricos aliados africanos: los europeos.

África jamás vista

Pronto en el Centro de Arte y Cultura de la UJTL la exposición final de los estudiantes de Política Internacional Africana: El África Jamás Vista. Una colección de 1083 imágenes que los medios de comunicación nunca muestran. La otra cara del continente se revelará pronto, y solo en la Tadeo.